28.10.12

Aconsejar bebiendo hilo o aconsejando beber hilo

No es ése, es el otro.
El valiente está quieto.
Ni se defiende ni ataca.
Ni mata ni muere;
éste es el valiente
Él que llamáis cobarde.
El que no triunfa, gana.
El que no muerde, vence.
Él se que calla, tiene la razón.
El que confía hasta en el hombre malo,
El que se clava al cuerno del amor,
¡ ése es el valiente!
Gloria Fuertes, El valiente, Aconsejo beber hilo

yer Xavier Pericay le dedicó su columna en ABC a "El silencio de los intelectuales" donde partía desde muy arriba apelando a Jean-François Revel y las condiciones que se le suponen al intelectual: lucidez, valor, honestidad. Si no recuerdo mal Pericay transcribe "clarividencia" y no "lucidez", pero esa precisión ahora no viene al cuento. Por cierto, y sin la menor acritud ni nada que se le parezca, la Wikipedia tal y como estaba hace unos cinco minutos afirma que la palabra intelectual fue acuñada durante las  movilizaciones para el affaire Dreyffus (1894-1906) y de su uso peyorativo. Tal vez ésto último sea lo más preciso, ya que la palabra ya la había usado Spinoza. Tengo cuenta en Wikipedia pero no me veo con la presencia de ánimo de hacer esa puntualización, que más bien orientaría a dejar un redactado por el cual simplemente se dijera que el término adquirió su moda por entonces, cuando pasó a calificar a determinados escritores o pensadores.
Hace nada me vi agradablemente sorprendida por la nitidez de otra fecha, 1974, cuando Paco de Lucía se trajo de Lima (Perú) el cajón. Parece que lleva toda la vida con nosotros y sin embargo no han pasado ni 40 años desde que el guitarrista se lo vio tocar a Caitro Soto, afroperuano. A pesar de las bondades del cajón, espero que no haga desaparecer las palmas, aunque sean mucho más cansadas. En otro vídeo, saltando de una cosa a la otra, vemos Paco de Lucía con Ravi Shankar. Me llama la atención que aprecio una cierta incomodidad o timidez en el indio, que mira algo encogido la boca de la guitarra cuando el guitarrista rasguea una pieza de flamenco. No sé si se trata de una granaína, la verdad, mis conocimientos del flamenco no llegan tan lejos. En la entrevista a Shankar le preguntan si cree que el flamenco se parece a la música india y Shankar responde que el flamenco se parece a una parte de la música india, a los raga paravi. Esta respuesta puede parecer que desmerece el flamenco, que lo achica. A lo mejor la pregunta le resultó fastidiosa, como lo resultan en definitiva las invitaciones a la comparación, porque no se molestó en matizar. También hay que reconocer que preguntas así dan mucha pereza. De todo el vídeo, insisto, que lo que más me interesó fue la actitud del sitarista cuando toca Paco de Lucía, muy curiosa para mí, desconcertante. Acaso hubiera sido más bonito ver al benaresí tocando la guitarra y al gaditano tocando el sitar. No hubiera servido de gran cosa más que para ver, que no es poco, ese encuentro de cada hombre con un instrumento nuevo. A Shankar le hubieran faltado cuerdas, a de Lucía le habría sobrado mástil. No sé si podré volver a soportar con paciencia la pregunta famosa, sea cual sea la respuesta. Ya no sé tampoco si puedo esperar una respuesta lúcida, valiente, honesta a preguntas que hastían solo por ser planteadas.
*
Releo el artículo de la Wikipedia para los sesgos cognitivos, que noto que se renueva y aumenta cada vez que lo consulto. Hoy me interesaba ver lo de las creencias overkill (¿?) que son las que hacen que se fabriquen historias completas basadas en creencias y fundirlas por la argamasa de una emotividad digna de la escayola de una fractura en la nieve y de algún dato histórico sacado de contexto y tipo LOGSE.  Sin embargo mi tiempo lo he perdido descubriendo la no menos apasionante falacia del punto medio o falacia de la moderación. Es interesante por el papel que tiene en la demagogia para que el argumentador luzca como conciliador y ecuánime, de gran tesón y estabilidad emocional.    Bien administrada, la falacia del punto medio puede servir para llevar el agua al propio molino, especialmente si se edulcora con creencias overkill.
Pero siento que pierdo el tiempo, sí, al pretender detectar casi entomológicamente cada falacia, cuando todo es tan engañoso y amorfo. La máscara característica de Anonymous, una organización sin cabeza, se dirá, proviene de un personaje histórico que había luchado contra el protestantismo y a favor del catolicismo. Aquello de confundir el culo con las témporas, la velocidad y el tocino, las churras y las merinas, se añora. Hace reír comparado con el lío que nos tenemos. Creo comprender perfectamente a Esther Chumillas, la joven de Cuenca con agnosia visual.



Post registrado en SafeCreative *1210282584832

24.10.12

Amplísimo vestíbulo de la casa del padre de Herminia, en Madrid

ardiel Poncela que yo sepa no ha sido lectura obligatoria ni voluntaria en ningún plan de enseñanza de los últimos años. El otro día lo trajimos a cuento de Psicoquílez porque nos pareció que esta novela y su autor, Oligofrenio Tremebúndez, están emparentados con la generación de autores humoristas injustamente olvidados que fueron a dar a la mar que fue "La codorniz". Tiene mucho que ver en mi modesta opinión el hecho de que Jardiel como Mihura como Álvaro de la Iglesia se podrían considerar "de derechas", etiqueta que en nuestro país no es un mero cartoncito como el que le cuelgan a los difuntos en las morgues del dedo pulgar de un pie o a los regalos de Navidad, sino que es como una losa de iridio con incrustraciones de plomo y cemento armado. 
La disociación con la que vivimos todo yo la percibí por primera vez en toda su absurdidad cuando aún vivían y estaban más que bien Tip y Coll, porque le oí a alguien decir que Tip era de derechas y Coll de izquierdas. Y sin embargo una de las tres veces que yo me he reído más en mi vida fue cuando estrenaron en televisión un programa que se abría con "Dame la manita Pepe Lui" (CBS, 1974). Me acuerdo que cenábamos en la casa familiar mis padres y mi hermano y yo, todos hijos de su padre y de su madre y que aunque en el caso de mi hermano son coincidentes los suyos con los míos eso no ha garantizado ninguna afinidad. Como no tengo ninguna duda sobre nuestra filiación tengo que pensar que el Señor en su perfecta sabiduría quiere que exista la variedad. Pues nos reímos como no recuerdo que nos hubiéramos reído nunca, todos juntos y de lo mismo. Incomprensiblemente nos repiten y nos vuelven a repetir muchas series humorísticas de la BBC ("Sí, ministro", "Benny Hill", "Mr. Bean", "Los Ropper", etc) pero hace años que no vemos los programas de Luis Sánchez Polack y José Luis Coll.
Con lo poco que sé de humor no tengo ni para hacer un tuit, pero pienso que algún día habrá que tomarse el humor como algo verdaderamente serio y ver si hay un humor diferente según la latitud, según la clase social, según el nivel de colesterol HDL y según la edad o la cosa generacional. Seguramente también encontraríamos un humor universal, que puede ser comprendido en cualquier lugar porque no está basado en el juego verbal o en situaciones de aprieto que no lo son para todo el mundo igual. La clasificación por colores no alcanza toda la gama; es decir, no hay un chiste verde tiffany's ni un chiste azul, cosa que tendría que retar a los que hacen monólogos, que en la pura teoría improvisan mucho y badean tanto como surfean los litorales de la risa y la sonrisa. Qué diferentes, Casto Sendra Barrufet "Cassen"  y Joan Camprubí "Capri", siempre tan serio -especialmente cuando hacia de Dr. Caparrós- cuando ambos cada uno en su estilo hablaban sin parar, de Eugeni Jofra i Bafalluy "Eugenio" o Miguel Gila, cuyos mutis de telefonía, calada, sorbo de copa larga o estupor eran tan elocuentes y agudos como la mejor gracia.
Jardiel como Mihura tiene un estilo muy económico, sin cháchara, donde ni siquiera hay rastro de aquella leyenda por la cual los comediógrafos y los novelistas de la postguerra cobraban por línea publicada. Los diálogos que hojeo en mi ejemplar de Jardiel Poncela descargado de internet, con Los ladrones somos gente honradason todo texto, apenas hay espacios blancos. La gran mayoría de las líneas van de una punta a la opuesta cargadas de letras, cuando Poncela tal vez -siempre de acuerdo con la leyenda- hubiera cobrado más con diálogos donde al saludo -"Hola" le siguiera la pregunta-"¿Hola?" y, tercera línea, otra vez -"Hola, sí". Y a pesar de todo, como dije en un post anterior, Jardiel como Mihura resultan ligeros. No como otras.
Me ha impresionado mucho en el ejemplar que menciono todo un preámbulo donde se explica la gestación de la comedia, que luego fue llevada al cine, el año 1956. Cuenta Jardiel que el 16 de agosto de 1936 fue llevado a declarar a una checa en Madrid por la falsa delación o si quieren mera delación de un odiador. Fue sometido a un interrogatorio que reproduce y parece que gracias a que ni los nervios ni el miedo le traicionaron pudo salirse con bien del trance. Pero su interlocutor le avisó: "Mañana irán otra vez a buscarle para nuevos interrogatorios". A lo que Jardiel Poncela repuso: "Pues le agradecería, para evitar un nuevo susto allí, que no fueran a mi casa. Que vayan al café "Europeo", donde estaré trabajando".
Explica E.J.P. que en cuanto lo dejaron libre sintió miedo, sintió todo el miedo que estando en la checa no había sentido. Y que al día siguiente, cuando estaba en la cafetería era incapaz de escribir una línea: "Pero, naturalmente, no trabajé absolutamente nada, ni creo que nadie hubiera sido capaz de trabajar en mi caso: sentado en un café, en el verano de 1936, en Madrid, y aguardando la llegada de unos milicianos para ser llevado por segunda vez a la "checa" de Medinaceli...". En cuanto Jardiel vio aparecer a los milicianos en un coche, probablemente de los duques o bien de una marquesa que también se menciona, se puso a escribir como un poseso grafómano. Después de deliberar un algo los milicianos se fueron por donde habían llegado y Jardiel pudo dejar de escribir lo que estaba escribiendo que no era otra cosa que "Amplísimo vestíbulo de la casa del padre de Herminia, en Madrid", tantas veces como le permitió el rato que fue observado desde afuera. Esa frase, típica de una acotación teatral, años después, el año 1941, cuando se puso a escribir por fin nuestra comedia, está encabezando el acto primero.
No sé si la anécdota es para reír o para llorar, pero tras conocerla vuelvo a contraatacar la desacertada frase de Theodor Adorno: "Tras Auschwitz no se puede hacer poesía" y pienso que aunque el bombardeo de las estupideces de políticos como Maria Badia o Alejo Vidal-Quadras o Raül Romeva, no nos dejen oír la quinta sinfonía de Mahler, eso no quita para que reconozcamos su melodía como un contrapeso y la resistencia a la folie à plusiers (locura colectiva). Amplísimo vestíbulo de la casa del padre de Herminia, en Madrid.

Fotografía extraída del blog de sus nietos Enrique Jardiel Poncela, maestro del humor

Post registrado en SafeCreative *1210242563754

23.10.12

El último fin del mundo


l 3 de enero salió en "El mundo" una reseña sobre la Agenda del fin del mundo, valga la redundancia, que hoy descubro gracias a haber encontrado la "Guía de supervivencia para el último ser humano". Una lástima no haber encontrado antes la agenda ya que me hubiera ido muy bien en mi trabajo, en la Sanidad Pública, donde no sé si el mundo se acabará como la agenda el 12 de diciembre o si aún durará unos días más, hasta que empiece el ejercicio del presupuesto notablemente desplomado para 2013. De todas maneras la agenda más temática que he tenido fue una del National Geographic que me regalaron. Muy bonita pero no cabía nada y prefiero las agendas de una página, con el santo del día, un adagio del mundo pretuítico y las añadas de los mejores vinos.
Ya dedicamos un post al fin del mundo (en junio de 2011). La agenda cuesta o costaba 19 €, por cierto. Pero más me desconcierta saber que la fecha se ha adelantado ya que la que yo tenía entendida era para el 21 de diciembre, que es cuando se acaba el calendario maya y el tiempo. Nueve días más pueden dar para mucho, aunque no en mi caso me temo, que pierdo el tiempo de la manera más tonta. Y no vamos a hacer de ese pequeño desfase un problema ni mucho menos. Es igual. Tengo unas galletitas que envasaron el día que Artur Mas tuvo que tomar posesión de su cargo en un helicóptero y un yogur que caducó el día del Pilar. Mientras no se muevan (las galletas y el yogur) querrá decir que las bacterias no se han desmandado o no hay macrobios.
La guía de Blackie Books, editorial que ya les prevengo que hace cuadernos de actividades para adultos, cosa que me da como picor, contra todo lo que podría suponerse tiene su sede en Barcelona. En fin, cualquier cosa. Parecería que al publicar cuadernos de actividades para bla bla bla y guías, que al tener su nombre en inglés, se tendría que tratar de una editora inglesa o norteamericana, anglófona en cualquier caso. Pues no. Para no detenernos más en estos asuntillos sin importancia, pasada aquella época en que los editores consumían nombres mitológicos para adoptar nombres que probablemente giran en esa mercadotecnia que todo lo inunda, nos vamos derechos a lo principal, que es ¿cómo sabe uno que es en efecto "la última persona viva del planeta"? A lo mejor comprobarlo nos llevaría, probablemente sin éxito, el resto de nuestra vida, osea de la vida de la supuesta última persona viva del planeta. Eso por no hablar de la nada desdeñable posibilidad de que se le presentara, como a Wall-e, otra persona o especie llegada de otro planeta.
La segunda cuestión que me interesa es propiamente la del "kit de supervivencia" y en concreto la lata de sardinas, los antidiarreicos y el miswak, un cepillo orgánico o palito para cepillarse los dientes tal y como aún se hace en India. El caso es que un miswak de scuppie (ni hippie ni yuppi) debe de ser carísimo. Pero bien es verdad que no es fácil encontrar un sucedáneo para la higiene bucal y para tapar ese agujero que tapan las latas de sardinas y los platos de garbanzos con su poquito de chorizo tan reventón como un clavel. 
La tercera y última cuestión que se me ocurre es que igual que hay quienes piensan que cuando se mueren con ellos se acabó el mundo, otros pensarán que cuando se muere todo el mundo también ellos se acaban. Si me permiten un consejo, de tener que usar los antidiarreicos no tomen más de un comprimido o les costará Dios y ayuda movilizar todo el paquete intestinal en semanas. La estupidez de dejar algo bonito para la posteridad reta todo comentario. 

Guía de supervivencia para el último ser humano (Club Cultura del Portal de FNAC). Clicar para ver en toda su grandeza.


Post registrado en SafeCreative *1210232557466

71 | La terraza-chiringo

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1210232554793

21.10.12

Post 901: Dentro y fuera

¿Cuánto, groso modo, les han recortado en el Vall d'Hebron (VHIO), por ejemplo?
Nada, porque nunca conseguimos dinero del Gobierno español. El VHIO se financia mayoritariamente compitiendo en proyectos internacionales, con colaboraciones de las grandes farmacéuticas para el desarrollo de medicamentos, con fondos de fundaciones como La Caixa, BBVA o Celex, con las donaciones que recauda Fero y con una pequeña aportación de la Generalitat que no se ha suspendido»
Entrevista a Josep Baselga en Yo Dona, "El Mundo" (13 de octubre de 2012)

nestimables aquellos episodios de "Sesamo Street" que explicaban la diferencia de "dentro y fuera" o "yo y tú". Tal vez mi preferido es el de Grover y Brian explicando lo diferente que resulta la palabra "yo" (o me) cuando la pronuncia quien es según nosotros you o tú. No sé si los pedagogos explicarían antes la diferencia fuera/dentro o tú/yo, esas todas cuestiones que funcionan como interruptores y en las que luego parece asentarse nuestro vivir y hasta nuestro sinvivir. No sé si es posible evadirse del mito platónico en el tema que he introducido y hasta obviar su apropiación o restricción a insulto ("la caverna").  Me voy a limitar al dibujo de Leunig, y eso porque el propio Leunig ya dibujó su reinterpretación del mito en otro dibujo que trajimos aquí hace 3 años. 
El dibujo es aparentemente sencillo, técnicamente no presenta ninguna complejidad ni demuestra una pericia particular. Se presentan los elementos precisos y formando una composición clara y limpia que por otra parte clama a nuestro imaginario previo sobre la prehistoria: cueva, fuego, pintura rupestre con un ciervo, una familia vestida con pieles de animales, un cielo estrellado. El dibujo nos habla del dentro/fuera, del yo/tú, de la utilidad o necesidad o función del arte. También nos habla de lo que no vemos y se ve preconizado en la imagen de todos mirando hacia un lugar que lo mismo puede ser dentro que fuera: la televisión (caja tonta) e internet. Y también nos recuerda como se han complicado las artes plásticas. Y no solo por el lujo.
Después de haber acabado un cursillo de dibujo que me llevó un año pero simplemente por lo lenta que soy en estas labores, me veo en tener que buscarme otro sitio donde aprender alguna técnica pictórica. Hace tiempo que me decidí por el dibujo botánico y por los lápices de color acuarelable y el papel Canson A4 de 370g/m2. Aunque a cualquiera le parecerá mi objetivo modesto y asequible, ya estoy viendo que no lo es. Los escasos cursos que se imparten en España sobre dibujo botánico los da Ann Swan en un pueblo de Málaga o Marta Chirino en el Jardín Botánico de Madrid. Pero debo decir que la técnica de Marta Chirino, que es naturalista, es de lápiz negro y tinta de Rotring.
En cualquier caso lo interesante del tema no son mis cuitas o comprobar que el arte botánico no tiene tradición en nuestro país, como sí la tiene en Japón e Inglaterra, sino que mi búsqueda me ha llevado a conocer sin querer no la flora pero si la fauna de la enseñanza no reglada de dibujo y pintura. El hecho de querer aprender una técnica muy determinada parece que es más un escollo que una ventaja. Incluso estoy empezando a retraerme ante la especie de desaprobación que siento que inspiran mis pretensiones, ya que parece que he dado con las tendencias más opuestas: la arteterapia y la que persigue exacerbar la creatividad y la modernez didáctica. Estoy segura que es cuestión de seguir buscando y esperar porque es imposible que no haya alguien que simplemente me trasmita las habilidades normales para valerme. En otro caso me queda Youtube.
El hecho de que hasta los profesores de yoga desarrollen sus sesiones sin dejar de hablar me convence de que estamos en el vórtice de la cháchara y de la confusión. Cuando Artur Mas habla de internacionalizar su conflicto en realidad lo que pretende es externalizarlo, para engrandecerlo o aprovechar el tirón escocés y estirarse más aún él al límite de su sisa. Artur Mas tendría que repasar la lección de Kermit o la rana Gustavo sobre IN/OUT. También las de arriba/abajo, antes/después, etc.
De la entrevista a Josep Baselga, cuya cursiva es de Elena Pita, la periodista, habría que destacar cómo maneja su disponibilidad mediática, puesto que fue uno de los encuestados que rehusó contestar a la encuesta de Arcadi Espada sobre independentismo para el mismo diario (en "El mundo por dentro y por fuera"): «Sí, pero el doctor está ahora en un momento superocupado, y nada, le da muchas las gracias al Sr. Espada, pero ahora no podrá contestar estas preguntas».  Por la entrevista que sí concedió a Elena Pita veo que habla de financiación con un corte clásico que da por sentado que la aportación de la Generalitat no es la del Estado (la cual que yo sepa de momento lo es, por transferida que esté la Sanidad Pública), y que son las fundaciones, etc. las que hacen sus aportaciones, cuando también podría decirse que las aportaciones las hacen los enfermos, que en muchos casos participan en más de un ensayo clínico. Este oncólogo pasa gran parte del tiempo viajando entre EEUU y España, de manera que el día que tenga de golpe todo su jet lag correspondiente acumulado será brutal. Así que lo de dentro y fuera, y lo del tú y yo (o "usted" y los otros) no está tan claro y menos cuando las líneas entre el antes y el después se difuminan o emborronan. No digamos ya aquí/allí/ahí. El ciervo sí. Bonito ciervo por cierto.

Michael Leunig

Post registrado en SafeCreative *1210212545766

19.10.12

El espacio (1)

-«Tienes razón, yo no confío mucho en esos que presumen de ser felices y lo van pregonando a los cuatro vientos.
Al parecer, su explicación había funcionado. Lucas se felicitó por haber salido del atolladero sin un solo rasguño.
-La felicidad, cuando se tiene, hay que guardarla bajo siete llaves, de lo contrario, te expones a que te la robe la envidia y la maledicencia.
Robar la felicidad, pensó Pilar Fino. Qué cuadro tan sugerente. La conversación estaba siendo más interesante de lo que ella hubiera imaginado.
-¿Cómo puede robarse la felicidad, Lucas?
-No sé, no me hagas mucho caso, estoy filosofando. Yo concibo la felicidad como un reducto privado en el que podemos cobijarnos para reinar sobre nosotros mismos. La felicidad no consiste en compartir sino en disfrutar de lo que se tiene en silencio, dejando espacio suficiente para que los demás hagan lo mismo. Esto es, la felicidad consiste en la distribución del espacio. Parcelas acotadas en donde morar sin la presencia de nadie. Uno no puede ser feliz en compañía de alguien que aspira a alcanzar lo mismo lo que tú y que además está dispuesto a joderte para conseguirlo. La felicidad de uno siempre compite con la felicidad del otro.
Un discurso denso pero fascinante. Sí, la felicidad vista desde un prisma realmente innovador.
-Entonces, un matrimonio, por ejemplo, ¿no puede ser feliz?
-Claro que puede, pero siempre que no traten de serlo al mismo tiempo.»
Oligofrenio Tremebúndez,  Psicoquílez.

o sé si hará falta aclarar que Oligofrenio Tremebúndez no es un psychokiller ni un psicoquílez. Lo digo por lo de ayer, Arabatik, ese ejemplo (que no modelo) de que todo el aparato humanista de Europa se está desintegrando y se usan las comillas como si fueran banderillas o mangas reposteras. Las comillas indican una cita literal y luego cito el autor y el título del libro. Creo que estoy contribuyendo desde este blog a ensanchar las posibilidades de que todo el mundo pueda disfrutar de un libro como éste, y eso a riesgo de que el tamaño y la profusión de las citas pueda representarme un problema legal no contra la propiedad intelectual pero sí contra la explotación. Pues claro que estoy contra la explotación. Ah, ustedes dicen los derechos de explotación del editor. No, esos no ¿O sí? No importa.
No estoy segura de poder adherirme completamente del todo y hasta globalmente al texto, ahora que están saliendo unas cuantas hornadas de manifiestos, pero por lo menos lo que de él se desprende no me irrita como esas flipadas que habían en el water del instituto o las postales de Hallmark y demás, y ya no digamos los retazos de filosofía oriental y cuántica con que se nos bombardea desde los sitios más inopinados. Un día, igual que se habló de las "lágrimas socialdemócratas" se tendrá que hablar del daño que han hecho el Romanticismo (especialmente el cursi, no tanto el macabro) y el orientalismo de juguete.
*
Yo lo entiendo casi todo. Ayer Tomás Gómez cuando espetó al PP “Sus abuelos robaron la infancia a los españoles y ahora ustedes la jubilación", fue criticado entre otras cosas porque lo decía acompañado de Maru González, la portavoz del PSOE en la Asamblea madrileña, hija de uno de los golpistas del 23F de mayor graduación, y de quien corre por internet una foto vestida de falangista en su adolescencia. Eso me recuerda que tal vez tendría que destruir mis fotos con el foulard de scout, de la época en que mis padres tuvieron a bien integrarme en una agrupación escolta, donde fui adoctrinada sin éxito alguno como es más que notable. Pobre Maru, se salió de las juventudes falangistas y se fue al PSOE. Por otra parte, ni los padres o los abuelos tienen la culpa de lo que hacen los hijos ni los hijos de lo que han hecho sus padres, otra cosa es que se tengan que hacer responsables.
*
Aprecio en el libro que he estado citando los últimos días algo que no voy a ser demasiado capaz de explicar. Más allá de lo que de anécdotico o filosófico o carpetovetónico tenga discurrir sobre la felicidad y sobre la pareja, aprecio un espacio que Tremebúndez aclara o abre y donde se puede respirar y donde hay a la vez inteligencia y comprensión. Así como unos días distinguí en el estilo algo entre el freekismo y la sátira, hoy me retracto sin negar algún elemento de todo ello, afirmo que prevalece otro tipo de humor. Esa sensación de ligereza que da la claridad solo la he tenido con nuestros olvidados humoristas, así llamados, de los que casi no se habla y que yo apenas he leído, a mi pesar: Álvaro de la Iglesia, Enrique Jardiel Poncela, tal vez con Mihura, y con todo el núcleo de "La codorniz", de donde por cierto procede también El Roto. Demasiadas veces sin embargo la mala leche se disfraza de humorismo. "Es broma", nos dicen. También se advierte en O. T. una deficiencia intelectual o afectiva, la incapacidad de reír con todo el cuerpo que ya solo tienen los niños.
Solo el buen humor o el humor bueno nos pueden salvar del fanatismo, prevenirnos de las falsedades y las chapuzas, los caminos trillados; solo el humor puede vacunarnos de toda idea desatinada de conquistar la felicidad en El Corte Inglés o en el Inserso o en Windows. Por lo demás, como dijo Bob Hope cuando le preguntaron dónde quería ser enterrado, "Sorpréndanme". Quiero pensar que se puede llegar al mismo sitio desde cualquier lugar, poco más o menos. De otra manera admitiría que hay cosas imposibles, admitiría que si no he superado la prueba 345, consecutiva a la 344, y no he llevado el pelo del diablo de la tercera colina a la exigente princesita no me será permitido llevarme la muñeca pepona o el jarrón en forma de perro pachón. Sorpréndanme, hombre.


 Post registrado en SafeCreative *1210192533883

18.10.12

Las leyes de Clarke


"Any sufficiently advanced technology
 is indistinguishable from magic"  (*)
Arthur C. Clarke

«"La incompetencia suficientemente avanzada es indistinguible de la mala voluntad". Ley de Clark, en la carta de despedida de la NASA de Jeffrey L. Finckenor» [sic] (Microsiervos) (**)


l lunes mientras leía "Memorias de un delincuente", sobre el ladrón de arte conocido como Erik el Belga, me acordaba de una talla de San Marcos de un pueblo cuyo nombre no les voy a recordar. Estaba en una iglesia y un día desapareció de su pedestal. El párroco dijo que se estaba restaurando. Después de un tiempo reapareció, pero mi madre advirtió que era mucho más grande. Este hecho indicaba tanto que la pieza no podía ser la auténtica como que la auténtica había cambiado de propietario o de lugar, como que se consideraba tontos a los feligreses. Que la talla verdadera policromada hubiera sido objeto de una transaccción o de un mero robo o expolio al estilo de Erik el Belga o de "coleccionistas de arte", no es el objeto de este post. El objeto es el atontolinamiento que se nos supone. Gente como el párroco o su superior arzobispal, Erik Van den Berghe y algún expoliador que hay por ahí con prestigio de experto coleccionista no solo se creen listos sino que nos tratan a los demás de tontos.

Una obra que tiene infinidad de copias es la Madonnina que vendió Roberto Ferruzzi a un millonario estadounidense, el cual murió el año 1924, siempre según la Wikipedia. El original está perdido, aunque yo tiendo a pensar que está escondido en la casa de alguien que se lo apropió. Su fortuna es paralela a la suerte de su nombre porque en España se la conoce como "Virgen gitana" y hasta como "Virgen de las calles", que es la traducción de "Madonna della Strada", que tanto puede referirse a camino como a calle. Nos parece más apropiado para Nuestra Señora "camino", por cierto. Y normalmente circula como una obra sin autor conocido, incluso cuando parece revivirse en alguna copia el espíritu original, con todo el desamparo, la ternura y ese manto azul, atributo de la purísima concepción, llevado a un matiz más allá del de un cromo de tosca estampa.

Como no encontré una reproducción que se le parezca a la que tenemos en casa, muy primorosa, he preferido ilustrar el post de hoy con un dibujo muy bonito de un humorista querido, Cesc, Francesc Vila i Rufas (Barcelona, 1927-2006).

Aunque hacer una clasificación de la estupidez humana nos llevaría muy lejos y mucho tiempo, diremos para simplificar que están a) los papanatas y b) los meros tontos o indigentes sin complejos. Del primer tipo tuvimos un buen ejemplo en la última película de Woody Allen, "To Rome with love", en el personaje de Mónica, que habla de  Rilke o de Gaudí como si fueran de su familia.

Los meros tontos también abundan. Ayer a estas horas descubrí en el muro de Facebook de un independentista un enlace a un post que por entonces ya había obtenido cosa de 160 comentarios. Se trataba de una mala traducción de un artículo en "The Daily Telegraph", que ya es, en la que se le atribuía a Ambrose Evans-Pritchard la frase “Se equivoca gravemente quien crea que la Unión Europea ayudará a aniquilar a los catalanes”. He hecho una captura de pantalla en previsión de que Arabatik elimine el post. No sabemos si la mala traducción se trata de una impostura, como se apresuró a denunciar el propio Ambrose Evans-Pritchard,  refiriéndose al eco de una frase que el nunca profirió, en "El Periódico" y otros diarios, además de en el blog mencionado. Aunque el redactor jefe de Economía designa el asunto como "minor storm", eufemismo de la bella lengua inglesa para "gallinero", detalla el lío en su propio diario (o en el blog suyo en el diario) y en español, cosa que nos indicaría que le ha suscitado cuando menos alguna preocupación el hecho de ver sus palabras tergiversadas,  propaladas y llevadas hasta los lugares más inmundos del Facebook, por decir uno de los derroteros en donde se pueden encontrar aún.

Pero lo que me preocupa, tal y como me pasaba con la talla del  siglo XIII de San Marcos, o con la "cita" de Microsiervos que les ofrezco de muestra, no es que haya gente que se dedique a hacer fechorías y/o chapuzas sino que haya tontos a quien se las cuelen. Cuando yo vi la porquería en Facebook no tardé ni 2 minutos en aclararla en La voz de Barcelona, simplemente mediante una búsqueda simple en Google por el nombre del periodista del TDT. Lo que no me deja de sorprender es que hubiera tanta gente que le aplaudiera a Arabatik su chapuza, que aparece reproducida en Twitter, en Facebook y en toda la bloguería como la prueba irrefutable de que los que no apoyan la independencia de Cataluña es porque la quieren aniquilar [sic]. Sea Arabatik un impostor o simplemente un torpe, que no sabe citar, traducir, enlazar cuando se refiere a las palabras ajenas, lo que es por ahora evidente es que no se ha retractado y mantiene en su blog infame esa frase, cosa a la que -para los que aquí no viven- solo resta añadir que será objeto de admiración y ejemplo de resistencia heroica.

Alguien me ha dicho a la vista de mi protesta que no hay para tanto ("Vols dir que n'hi ha per tant?"), pero ocurre que lo que intento explicar aquí, como ustedes ya se figurarán, ocurre en varios medios, a varios niveles y siempre reproduce el mismo modelo de infamia y coro reverberizador. "Embolica que fa fort" dice el dicho catalán. Cuanto más nos empeñamos en aclarar algo más lo complicamos. Francesc de Carreras fue benigno hace unos días cuando se refirió a las "falsedades habituales" en su reducto de "La Vanguardia". Son más que habituales, están ya caladas y  tan profundamente que cuando alguien pretende aclarar un tema empodrecido como el de los peajes de las autopistas, por ejemplo, se busca y se encuentra un disgusto. O dos. O tres.

(*) "Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada será indistinguible de la magia".
(**) La frase de Microsiervos podría ser en efecto la versión de una recreación de la tercera ley de Clarke, en un discurso que hizo Finckenor en su discurso al dejar la NASA: "Sufficiently advanced cluelessness is indistinguishable from malice", frase que Finckenor atribuye a Clark por Clarke.

___________

Post registrado en SafeCreative *1210182526833

14.10.12

Post 898: Las nueces

Y voy y me digo: «Van a seguir la pista de ese saco de piedras
hasta la orilla y después dragarán el río para buscarme.
 Van a seguir la huella de harina hasta el lago, buscar por el arroyo que sale de él para encontrar a los ladrones que me 
mataron y se llevaron las cosas. No
van a buscar en el río nada más que mi cadáver. Después
 se cansarán en seguida y ya no se preocuparán
más por mí. Muy bien, puedo quedarme donde me apetezca. 
Con la isla de Jackson me basta; la conozco
muy bien y aquí nunca viene nadie. Y después
 puedo ir al pueblo por las noches, buscar por ahí y llevarme
lo que necesite. La isla de Jackson está bien» (*)
Mark Twain, Las aventuras de Huckleberry Finn

Se derraman más lágrimas por las plegarías respondidas
 que por las no atendidas"
Santa Teresa de Ávila


unque las "oraciones atendidas" suelen relacionarse con Truman Capote y su novela inacabada, la frase es de Santa Teresa de Ávila, en uno de esos contrastes que tanto nos gustan en el Álbum. También es bien curioso y creo que poco conocido que una de las muchas biografías que se han escrito sobre Jeanne d'Arc es de Mark Twain. Pero, cada cosa en su momento, hoy hablaríamos de las oraciones atendidas y los sueños realizados. 
Como ya dije ayer fui a ver "To Rome with love" (Woody Allen, 2012) porque creí poder amortizar la entrada, de 8,40 € si además de ver un estreno que no me seducía mucho, veía Roma y escuchaba hablar en italiano, lengua que ahora es objeto de mi atención. Woody Allen muchas veces trata en sus películas sobre los deseos o los sueños realizados y en "A Roma con amor" destacaríamos el estrellato del enterrador de muertos, que es capaz de cantar ópera muy bien siempre y cuando lo haga en la ducha, pero sobretodo yo me voy a referir a otras dos historias cruzadas. Una es la de Pene Cruz cuando se hace pasar por Milly (quien es la verdadera esposa de Antonio), cuando en realidad es Anna, uns prostituta dispuesta a realizar sus fantasías: "Io sono qui per satisfare i tuoi sogni". Cuando quien se cree que es su suegra le comenta bajo la Capilla Sixtina, "Laborare tutto il tempo sdraiato sulla schiena, non lo posso imaginare" (Trabajar todo el tiempo tumbado sobre la espalda, no lo puedo imaginar), Pene-Anna/Milly contesta: "Io sì". Otro día si quieren podremos comentar de las irreverencias de Allen hacia el arte europeo y la Sagrada Familia.
Bromas aparte, la segunda historia da más de lleno en las oraciones atendidas. Roberto Begnini en su papel de Leopoldo, un modesto oficinista, habla con sus compañeros del trabajo y le hacen ver que a nadie le interesa su opinión. Pero como a Mia Farrow después de visitar el médico chino creo que en "Granujas de medio pelo", se le cambia de un día para otro la vida y se hace famoso, de manera que los paparazzi le persiguen para arrancar su parecer sobre cualquier cosa, para saber qué ha desayunado, para saber si usa bóxers o slips, cómo se afeita. Como es natural el asunto acaba por ser agobiante y justo cuando la presión empieza a ser incomportable se olvidan de él y todo el circo mediático se desplaza hacia un nuevo personaje tan insignificante como lo somos todos en definitiva.
Cuando alguien se toma la molestia en leer mi blog, cosa que ya es de por sí sorprendente, aún me parece  muchísimo más inconcebible que se pretenda extraer de mis textos pseudoliterarios una opinión o incluso que se esfuercen por ofrecerme la suya, como si aquí se fueran a dirimir los importantes asuntos que tendrían que ser tratados en otro sitio y en el momento oportuno, por gente más preparada en cada tema. Como en Facebook. No sé de donde viene la manía de que las personas  quieran no ya opinar, sino la de querer tener una opinión formada. Supongo que es una costumbre que se ha exacerbado con las tertulias de los medios y con las redes sociales. Y me temo que lo peor de estar siempre sufriendo por tener una opinión formada impide que nuestra atención sea todo lo esponjosa y tierna que debería. Falla la escucha, el disfrute mero.
Después de todo lo dicho, que no deja de ser mi opinión pseudoliteraria sobre la opinión, no sé si les interesará que les explique mi opinión sobre las oraciones atendidas y demás. Ayer también lo pensaba, lo de los deseos realizados. Ahora que estoy en medio de un lío en el que me metí yo sola por mi optimismo inveterado, pienso que aunque estuviera de mi mano poner orden y justicia e incluso impartir premios y castigos, ni lo sabría hacer ni lo querría hacer. Prefiero que mi papel sea otro, no tener sobre mí la responsabilidad gigantesca de precipitar o provocar lo que en el fondo sé que hará el tiempo y la vida, o tal vez otras personas que por su posición se ven obligadas a hacer aunque sea mal. Y mis plegarias son siempre sobre todo de pedir fuerzas para soportar el día a día. Por eso comprendo perfectamente bien a Huckleberry cuando para evitar que su padre le pegue se hace el muerto, y lo liberado que se siente. Creo que se correspondería con la estrategia 36 de Sun Tzu, la de la retirada.
Ilustración de Leunig
-"¿Querría un cacahuete o un pistacho?"
 -"Esto suena de manera remarcable a una elección alternativa")
_______
"I says to myself, they’ll follow the track of that sack- ful of rocks to the shore and then drag the river for me. And they’ll follow that meal track to the lake and go browsing down the creek that leads out of it to find the robbers that killed me and took the things. They won’t ever hunt the river for anything but my dead carcass. They’ll soon get tired of that, and won’t bother no more about me. All right; I can stop anywhere I want to. Jackson’s Island is good enough for me; I know that island pretty well, and nobody ever comes there. And then I can paddle over to town nights, and slink around and pick up things I want. Jackson’s Island’s the place." Mark Twain, The Adventures of Huckleberry Finn

Post registrado en SafeCreative *1210142506363

Los pesados del pasado


"ARIES. Acaba de perder una pierna en
un accidente de tráfico; su mujer le ha pedido el 
divorcio; sigue en paro. Felicítese.
Nada  peor podrá sucederle.  Bueno, por
 si las moscas deje el tabaco. Excelente
 período para conducir y realizar excursiones
de montaña"
Oligofrenio Tremebúndez, Psicoquílez.

yer no sé si fue trending topic en Tuitez #preguntameMas o #Maspregunta, que las dos etiquetas vi correr en la red social. A algún maestro o profesor le he oído yo decir que las preguntas les indicaban o sondaban las habilidades y la capacidad mayéutica de sus alumnos. Más que las respuestas. De hecho todos hemos tenido en alguna clase el pesado que siempre está haciendo preguntas para lucirse o hasta, por mucho que les extrañe a ustedes, para dejar en evidencia al que daba la clase. La verdad es que ayer leí preguntas muy ingeniosas que recreaban la que tenía que formular Artur Mas ("¿Usted desea que Cataluña sea un nuevo Estado de la Unión Europea?"). A mí particularmente lo que me chirría más de la cuestión no es lo de Unión Europea (como buscaría el President) sino lo de desea, que me parece fuera de lugar, si nos ponemos semánticos. Es decir, es una pregunta que aspira a obtener el entusiasmo de una que recrearon ayer en donde les digo: "¿Vd quiere pesar 15 kg menos, medir 10 cm más y acostarse con la rubia del 2º sin que su mujer deje de prepararle croquetas?". O, también, es una pregunta que espera alcanzar la aprobación con el clímax decibélico que recibía Fofo cuando entraba en el escenario (¿Cómo están ustedes?): ¡¡¡¡¡¡Bieeeeeeeeeeen!!!!!!

Ya saben que aquí nunca les hemos hecho ni una sola pregunta. Y si hoy hay una en la imagen del álbum es por no desfigurar la portada de "Hermano lobo", una publicación que sigue manteniéndose vigente ustedes ya saben porqué.  Esa pregunta al lobo me la hacía yo ayer mientras miraba un vídeo de una entrevista de Josep Cuní a Pilar Rahola que un amigo me invitó ayer a ver. Habrá que decir también, para que quede dicho en esta página del álbum, que en varios momentos de sus intervenciones se refería a Manuel Parra, que también participó en el programa. Hace una barbaridad de años, ya cuando aún estaba Rahola en un programa radiofónico de Onda Cero y en ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), muchas personas le veíamos un corte sensacionalista y cridaner (chillón) y muchas veces no aportaba mucho más a las tertulias de Julia Otero. Pienso que en el programa se acabaron encajonando o encasillando las cuadrillas de tertulianos y que Julia Otero los programaba de forma que no coincidieran algunos de ellos entre sí, como si se le hubiera requerido. Por ejemplo, nunca coincidían Manuel Delgado, el antropólogo que esperaba a que hablaran los demás para ponerse en contra de todo, y Fernando Sánchez-Dragó, que ni siquiera se esperaba. O Xosé Manuel Beiras y Pilar Rahola. Pero eso es algo que tendría que comprobar y no tengo el tiempo ni las ganas de hacerlo. Lo que sí les puedo garantizar es que a pesar de que con toda seguridad cada vez hay mejores técnicos de sonido y mejores tecnologías multimedia, la periodista se diría que cada vez levanta más la voz para usarla, por cierto, y es muy posible que sea capaz de carbonizar hasta un pinganillo de Telecirco, que ya es. De la misma manera, por la cosa de las casillas o por la semejanza con los sillones académicos de la RAE, en "La Vanguardia" (también lo tengo que comprobar) es colaboradora fija desde que dejó de serlo vitaliciamente Baltasar Porcel, descanse en paz. Es como una plaza en propiedad. Está por lo tanto Rahola a sueldo de "La Vanguardia", donde la audiencia se mide por clicks. Los tres pilares ideológicos de Rahola son su posición en la cuestión catalana, su feminismo y su defensa de Israel en el conflicto con Palestina. Si todo ello no estuviera argumentado de una forma tan sensacionalista, cerril y chabacana, o se limitara a la prensa escrita (donde no se desgañita tanto), incluso podría decirse alguna vez que tiene algún acierto por lo menos de criterio o, menos, de punto de vista.

En el vídeo se remonta no ya a los tiempos aquellos de la pregunta del hermano lobo sino incluso a muchas décadas antes, al movimiento falangista. Pero es mera retórica, como lo es el titular: "Defensen el seu dret a manifestar-se i a mi em neguen poder votar per l’autodeterminació" (Defienden su derecho a manifestarse [el 12 de octubre] y a mí me niegan poder votar por la autodeterminación). Ni una cosa ni la otra, diríamos, sucintamente puesto que la frase no da para más. Es un mero titular y aunque lo repita ocho mil veces y no siete mil novecientas noventa y nueve, a mí me hace la misma mella.

Sí que he conocido gente que está anclada de verdad y no estratégicamente en algún punto del pasado y que a él vuelven siempre, como si se hubieran olvidado allí alguna cosa que sólo pueden encontrar también allí. Tal vez lo que perdieron allí fue la razón en el sentido de "aprobación". Es tan humillante...

Decía yo que los pronósticos son una aberración de la inteligencia donde Pessoa dijo que "A recordação é uma traição à natureza".  Se extraña y maravilla Tremebúndez de que sigan habiendo horroróscopos zodiacales en los diarios y en los magazines, cosa que ha pasado de ser algo peor que una anacronía o cesión de espacio al absurdo para pasar a ser directamente una estupidez especialmente porque tienen sección fija, como Pilar Rahola.

Venía yo pensando ayer cuando volvía de ver "To Rome with Love" (Woody Allen, 2012) en lo qué pasaría si no fueran los turistas quienes eligen los hoteles sino los hoteles los que eligen a los turistas. Le llamarían a Zutanito a su casa y le dirían que tiene la reserva hecha para Cancún y que llegará el día tal del cual, que lo del trabajo ya lo arreglarán ellos. A ustedes les parecerá absurdo, pero de hecho si bien lo pensamos los del hotel que no eligen a sus turistas ya me dirán. Pues así todo. Por lo tanto habrá que rebajar 3 telediarios, 4 pueblos y 400 decibelios el lugar en el que tenemos que vivir, que es el presente. Y no coger el teléfono no ser que nos llamen de Cancún o de "Perdidos en el espacio".


P.S.
Dos respuestas a cual más buena:
DANIEL FERNÁNDEZ
Director de editorial Edhasa
"Creo más en la interdependencia"
Hace mucho que creo más en un futuro de interdependencia que en la independencia, y me molesta profundamente la zanja que se está abriendo en la sociedad catalana, obligándonos a elegir trinchera en un momento muy complicado. Aún quiero situarme en el puente, por encima de la zanja, y espero que no me obliguen a saltar desde él. Pero el ruido y la furia que dominan el ambiente impiden una reflexión serena sobre un tema crucial y me asombra que el Gobierno central no opte, en estas circunstancias, por un referéndum negociado para saber de verdad qué quiere una mayoría de los catalanes. Y, por otro lado, creo que necesitaríamos los ciudadanos una hoja de ruta más clara de hacia dónde y cómo nos quieren llevar los políticos...
Leer más: La Vanguardia

GLÒRIA PÉREZ-SALMERÓN
Directora de la Biblioteca Nacional
“El Estado federal sería la solución”
Vivo la situación como una espectadora, pero también de forma algo epidérmica, porque como catalana activa en Madrid y metida en muchas historias, viajando continuamente, lo contemplo un poco en la lejanía. No lo veo con preocupación. Desde Madrid lo ocurrido se puede interpretar como abrir una brecha, y desde el lado catalán, como una solución para un modelo que no ha funcionado. La situación económica tan mala proporciona una nueva coyuntura, y es lo que la sociedad ve. La falta de recursos anima a pensar a los catalanes que pueden vivir de una manera mejor. Está por ver, no puedo valorar qué efecto real tendría sobre la economía catalana. Lo que propicia esto es que la gente está tocando fondo, los recortes han impactado duramente en la sociedad civil. El estado federal sería la solución en el sentido más amplio de la palabra. Esto no se ha dado, ni se está dando como alternativa. Habría que apostar por hacernos fuertes ante Europa y no lo estamos haciendo como podríamos hacerlo. Europa sin nosotros se hunde, si no estamos en Europa, el proyecto europeo se va a pique. No sé si a esta situación se llega por el fracaso del estado autonómico, que no ha acabado de cuajar. Ninguna de las dos partes está a gusto, no hay vencedores ni vencidos, no hay una situación clara, para ninguno.
Leer más: La Vanguardia
_________


Post registrado en SafeCreative *1210142504581

13.10.12

Post que puede usarse como papel de lija


Drap de la pols, escombra, espolsadors,
Plomall, raspall, fregall d’espart, camussa,
Sabó de tall, baieta, lleixiu, sorra,
I sabó en pols, blauet, netol, galleda.

Cossi, cubell, i picamatalassos,
Esponja, pala de plegar escombraries,
Gibrell i cendra, salfumant, capçanes.

Surt el guerrer vers el camp de batalla.

Mª Mercè Marçal. "Fregall d'espart", Cau de llunes


ues sí, en la cocina se me ve lo justo para hacer café, un huevo frito, un arroz blanco, un lomo o "toro" de merluza descongelado vuelta y vuelta a la plancha y poco más. Una vez hice al horno unas alas de pollo al limón y salieron bien, cosa que me produjo esa especie de sensación vertiginosa que producen algunas novedades que nos colocan al filo de un cambio en nuestras vidas. Luego probé con las magdalenas. Hice 6 o 7 hornadas de 12 y no conseguí que se levantara la masa más que de la  primera docena. Y tres quilos, así que lo dejé también. 
Si en algo despunto sería en la limpieza y el orden.  Diría mi abuela Pepita que ahora con el agua corriente cualquiera es limpio. Pues si llega a tener ella un pingüino como el mío, vería que ya hasta sin agua corriente. Con vapor. Por algo que no anda bien en mi ADN les puedo ordenar los restos de un banquete de boda, por poner un ejemplo, en perfecta formación simétrica, como el jardín de Aranjuez o el de Versailles. Eso es muy fácil y en cinco minutos está listo.  Más difícil es ordenar objetos que no tienen una forma geométrica y que no guardan relación alguna entre ellos. Aparentemente. Sin apenas esfuerzo, lo prometo por la gloria de mi canario, les puedo poner en orden un cuchitril y hasta un vertedero municipal. ¿O no se acuerdan ustedes de aquel memorable sketch (vulgo sainete) de Tip y Coll en que se habían animado tanto que hasta ponían en orden el cubo de los desperdicios? ¿Y Wall-e? 

Por cierto, "Wall-e" (2008) tiene entre sus guionistas a Andrew Stanton, que participó en el guión de "Buscando a Nemo" (2003) también, película que aquí trajimos hace unos días por su escena sobre el listening de balleno. Las películas, los libros, y no solo por ser rectangulares por lo general, son de lo más fácil de ordenar. No ya físicamente, sino incluso porque aunque no fueran objetos como dirían los pedantes "autorreferenciados", que ya llevan su nombre, etc., por deformación profesional los contemplo como bajo el haz de una lista de verificación y los indizo implacablemente. La costumbre me lleva a hacer lo mismo con todo, sean sillas sean personas, niño arriba niño abajo. Luego me recuerdan que les diga porqué he vuelto a recuperar el latiguillo "niño arriba niño abajo". Acordarán conmigo que hay personas inclasificables, por la misma razón que hay personas aburridamente previsibles pero todos tenemos una índole. Sístole, diástole e índole parecen por cierto palabras del náhuatl. La cosa muchas veces viene de familia, como muy bien quedó dicho en Cien años de soledad, o simplemente es por la condición personal. 
Servidora toda la vida ha sido del jaez que todo le ocurre dos veces. Ya sé que si un día me fracturo un brazo no tardaré en fracturarme el otro o el mismo. Si se le cae a alguien un abanico por donde yo voy, pasos después a otra persona también se le cae el abanico. Si veo dos parejas de trillizos por la mañana, lamiendo sus helados de fresa y chocolate, cosa que parece irrepetible, única, por la tarde me encuentro con otras dos parejas de trillizos. Si se me sale la leche por fuera -cosa que da mucha pero que mucha rabia- me volverá a pasar otra vez. Es algo con lo que he tenido que vivir toda la vida. Aunque sorprenda en mi camino por una acumulación de casualidades a alguien que hace 30 años no vi, yo sé que me lo volveré a encontrar con toda probabilidad incluso el mismo día. Esta condición mía no sé si tiene alguna utilidad, yo no se la encontré puesto que ni siquiera me sirve para evitar las calamidades, como si fuera un refinamiento del destino. Tal vez algún día servirá para algo, como todo.
Ah sí, lo de los niños, lo de los niños es porque como yo había denunciado ("Mis puntadas sin hilo") que en la manifestación independentista del 11 de septiembre pasado hubieran tantos niños, ahora también tengo que denunciar que en la agresión de ayer a un abanderado con la bandera española, éste iba con sus dos hijos, menores. Sin apenas solución de continuidad esta semana la tuvimos animada en Tuitez por el vídeo "Petits artistes", que alguien había resubido antes de que lo retiraran los del colegio llamado "Escola Sant Miquel Deltebre", y el vídeo de la agresión. El vídeo de "Petits artistes", sin entrar en consideraciones sobre la valía de los educadores del centro o ni siquiera sobre el patrocinio de TelePizza, pienso que debería ser tratado exactamente igual que un caso de pederastia en la red. Esa es mi opinión. Es decir, que algún juez tendría que ordenar que ese vídeo fuera retirado e impedida su difusión para preservar la identidad y demás de las chiquillas. Por lo demás, insisto, los niños no los lleven a las manifestaciones ni siquiera para hacer contrapropaganda de las gomas y lavajes. Ni TelePizza ni Durex.
Si yo tuviera detractores, que no los tengo, me reprocharían ahora el aparente desconcierto de estos posts que voy publicando aquí. Y sin embargo, ya que hablé de mí, les digo que todo cuadra. No solamente los posts entre sí sino en su interior, cuyo buen orden solo se percibe como cuando se mira el "Retrato de Mae West que puede utilizarse como apartamento surrealista" (Salvador Dalí, 1934-1935).

"Chamber pot" (orinal). 1820-1840

(*) 
Trapo del polvo, escoba, zorros, | Plumero, cepillo, estropajo de esparto, gamuza,| Jabón en pastilla, bayeta, lejía, arena, | Y jabón en polvo, azulete, netol, cubo.|| Tina, balde, sacudidor, | Esponja, recogedor de barreduras,| Lebrillo y ceniza, salfumán, rodetes.|| Sale el guerrero hacia el campo de batalla. * Mª Mercè Marçal. "Estropajo de esparto, Guarida de lunasTraducción de Marta-R. Domínguez Senra.

Post registrado en SafeCreative *1210132500913

P.S. (11:06) Me comenta un amigo del blog que el vídeo titulado "Petits artistes" lo colgó originalmente no el colegio Sant Miquel Deltebre sino una cadena de TV local. Y es cierto.

12.10.12

Pudiendo querer

“—Hay pizza para cenar, La he encargado yo misma 
con el móvil que me regalaste, cielo”.
Oligofrenio Tremebúndez, Psicoquílez

"Nosotros no queremos acabar con los ricos. 
Queremos acabar con los pobres"
(Alfonso Guerra)

Parece que el desfile de la Fiesta nacional quedará con los recortes la Patrulla Águila y poco más, sin tanques. La primera vez que yo supe de la Patrulla Águila fue por unas fiestas de la Merced allá por los noventa. Y lo bonito es que me pillaron por sorpresa. Estaba yo estirada sobre la arena en la Barceloneta y de repente veo  un supermirlo:


Cuando aún no me había repuesto de la sorpresa elevaron el vuelo, hicieron un giro y cuando pasaron a ras del mar se elevaron como una palmera en abanico, tan cerca de mí que si quisiera -que sí- o/y si pudiera -que no- la hubiera hecho mía. Entonces por aquí apenas se les conocía y algún año se les ha sacrificado de la Festa del Cel sea porque el Ayuntamiento no quiso, sea porque no pudo. Si el año pasado a Rajoy el desfile le parecía un "coñazo" [sic] este año, más adelgazado por el recorte de casi la mitad de su presupuesto, le puede resultar o más llevadero o más vistoso. Según.
*
a frase de Divina Ambmi de Psicoquílez nunca la podría hacer mía porque hasta la fecha nunca encargué una pizza ni me regalaron un móvil ¿Habré hecho algo mal? Bueno, una vez me consiguieron mi primer smartphone a muy buen precio y me lo tunearon con todo género de aplicaciones, desde un diccionario de la RAE hasta un transistor, que creo que en propiedad tendríamos que llamar "radio". 
En la cocina estoy poco, pero con el olor que a veces queda en el ascensor cuando han traído una pizza ya tengo más que suficiente. Las vísperas de los fines de semana se ven llegar a eso de las nueve de la noche, la hora en que yo salgo de trabajar del hospital, motoristas con sus pizzas. Deben ser para el personal de guardia, porque yo creo que a los enfermos no se les permite o se supone que no se les debería permitir por su bien. Pero, vaya, ya he visto tantas cosas que no me extrañaría nada. Siempre que puedo me zampo una pizza cappriciosa. Les recuerdo que es aquella que lleva un huevo. Pienso que el nombre lo lleva porque el ejecutante completa la faena ad libitum, en un orden que le dicta el capricho, la ocasión, el día. Luego resulta un plato alegre y solar, como lo es la paella, otra maravilla de la cocina.
Hace cosa de 30 años que cada domingo mi madre hace una paella. A decir verdad algún domingo especialmente frío se ha salido del plan marcado y nos ha hecho caldo. El caldo tiene muy mala prensa desde la llamada "cocina mediterránea", denominación que por más que leo a Pla, que de gastronomía sabía un rato, no encuentro más allá de los años ochenta y eso hacia el final. No sé qué diría del tema Néstor Luján. El caldo es sano si se hace como hay que hacerlo. La secta antilipídica la tiene tomada con el colesterol pero es su problema, un dogma de fe. Es el caldo un plato completito, "combinado", que consuela, que recompone el cuerpo y que está hecho con lo que hasta hace bien poco eran los productos de la economía autosuficiente gallega, sin ningún elemento exótico. Varía mucho de casa a casa, de lo cual no hay que hacer una cuestión de estilo ni un atractivo turístico sino una mención en la que hay que reparar lo justo. Aunque la alta cocina le ha hecho un espacio hay que decir lo mismo que con lo que se comería en muchos restaurantes de autor o con pretensiones: que no hay quien pueda basar en ellos su alimentación, acabaría enfermísimo. La gastronomía molecular o la cocina irónica de Ferran Adrià está muy bien para un día y en esas dosis homeopáticas en que se sirve, pero no cubre las necesidades más elementales que tenemos, aparte de la sorpresa y el humorismo, como serían  saciar apetito, calentar o enfriar el cuerpo, sosegarlo con recuerdos de los sabores familiares, y todas esas cosas a las que tan bien saben apelar los anuncios de pastillas concentradas  de caldo. En las latitudes donde el arroz es un pilar básico, se dice que no es ni yin ni yang, y eso me recuerda a mí que la comida verdaderamente nutritiva regula el querer con el poder. Pero es una teoría que emprendo y abandono, como cualquier teoría, sin más.
Aunque algunos gallegos se han empeñado en introducir el arroz en sus casas y en sus restaurantes, es un elemento aún extraño. Hay gente muy mayor que nunca ha visto un arrozal y se piensa que es de pasta, como los macarrones. Pero más que nada debe de ocurrir como en todo, que hay cosas que no se improvisan y llevan su tiempo. Y sin embargo, a pesar de que a mi propia madre el arroz no le ha salido bien más que un par de veces o tres, cuatro si exageramos, tiene buena mano con la masa. La masa puede ser una obsesión como lo es para los valencianos ese punto del arroz que todos adoramos pero que no todo el mundo sabe encontrar sin que sea por chiripa. No puede ser ni muy fina ni muy gorda, no es bueno que la empape totalmente su contenido ni que esté seca. A mí me gustan los contornos y la conservo en trozos y en posiciones inverosímiles con tal de conseguir que se enjuguen los rincones más recónditos. También me gustan esas marcas hechas palitos de masa con que se llevaban las empanadas a las tahonas, para que no se confundieran con otras. Mi tía Loli cuando yo iba a pasar el verano a Galicia le ponía alguna vez a las empanadas una letra M en caligrafía inglesa en mi honor. No me dirán si eso no es querer y poder.


Post registrado en SafeCreative *1210122496738

11.10.12

Más que un templo

l tiempo pasa volando. Parece que fue ayer cuando hubo la visita a Barcelona de Benedicto XVI. Pocos días después su Eminencia Reverendísima el obispo y cardenal Lluís Martínez Sistach concelebró una misa con el párroco que hubo en mi barrio hasta hace unos días. Perdón por el inciso pero aprovecho para señalar cómo el arzobispado actúa meramente como La Caixa, o La Caixa como el arzobispado, cuando de vez en cuando mueve sus fichas en redondo y cambia los directores o los párrocos de sitio como las bolitas de los trilleros: éste aquí, el que estaba allí lo ponemos allá y el que estaba allá, aquí. Aquí le dediqué más que palabras al final de la misa: "Después de la misa Sistach nos dirigió unas palabras sobre la visita del Papa con motivo de la dedicación de la Sagrada Familia como basílica. Hubieron dos cosas que me llamaron la atención: la primera que insistió en el hecho de que el Papa a lo que vino a España fue a lo de la Sagrada Familia y que lo de la visita a Santiago fue sugerida "por el Gobierno" [sic]; la segunda, que el día 18 de diciembre habría una misa de acción de gracias en la Sagrada Familia por lo bien que había ido la visita del Papa y que había que pagar para entrar. Es cierto que dijo "pagando", con la boca encogida, pero lo dijo" (El celo de tu casa, 6 de diciembre de 2010, día de la Purísima Concepción de María).
Con todo seguridad para un ferviente ateo el tema le empezó a resbalar de la palabra "Benedicto", pero le pediría que siguiera considerando a la Iglesia como si fuera La Caixa, aunque para mí mentir o calumniar en sagrado y desde el altar es un pecado y hubiera deseado que la imagen de Nuestra Señora de la Merced que tenemos al pie de Cristo crucificado se hubiera sonrojado de vergüenza o de indignación. Pero no. Su Eminencia Reverendísima dejó dicho pues que el Papa lo que había venido a visitar en España era la Sagrada Familia y no uno de los tres centros mundiales de la cristiandad y de peregrinación, el sepulcro de Santiago de Compostela.
Ya sabemos poco más o menos que el sepulcro fue convenientemente usado en su momento para animar la fe del cotarro de la época, aunque aprovecha el viejo camino que efectivamente señalan las estrellas. Y que el camino tiene algún desvío cuando así se terciaba entre las partes interesadas, pero no deja de ser un importante punto de peregrinación no solo para los cristianos. Es decir fue incluso en algún momento un lugar al que ir podía ser lo último que alguien hiciera, porque no era fácil. La Sagrada Familia también es más que un templo. Más concretamente es un templo expiatorio y una basílica menor. Pero es uno de los monumentos más visitados por los turistas y eso a pesar de que la tarifa de entrada es no barata. Una persona que no se pueda adherir a ninguna de las condiciones ventajosas pagará 13 euros por entrar a la Basílica. Alguna vez Martínez Sistach libera la entrada a las hordas y forma unos follones colosales que si en vez de fieles fuera de asistentes a una megafiesta sería difícilmente manejable. El Ayuntamiento lo permite. En principio parece que la basílica tiene capacidad para más de 15.000 personas, pero cuando la visita del Papa probaron su resistencia con 10.000. Y aguantó.
En "A la flor del berro", mi extinto blog, le  dediqué por lo menos 3 posts a la Sagrada Familia, especialmente a su supuesta “originalidad”. Creo que soy una de las pocas barcinonenses o faventinas que piensa que la Sagrada Familia, tanto la que proyectó Gaudí como la que se está fraguando en las hormigoneras, es un engendro que no pasa de ser un folly como el de Ferdinand Cheval. Lo que ocurre es que los follies suelen estar en lugares retirados, y el nuestro lo tenemos dentro de Barcelona. El hecho de que se haya elevado a la condición de arte la acumulación de símbolos que soporta su estructura a mí no me impresiona, al contrario. Demasiados mensajes. El otro día, porque encontré una de esas personas con las que se puede hablar, lo comentábamos: lo ideal sería hacer tres o cuatro sagradas familias. Si se las encargamos a los chinos no las hacen en un par de años. Una de cada color. El exceso de significados y la veleidad pueril de pretender representar toda la Biblia y sus comentarios y hasta los evangelios apócrifos y esotéricos en las paredes no consiguen estimularme estéticamente. La afluencia de miles de turistas, de cientos de autocares, o la pretensión de batir el récord de beatos rezando la adoración perpetua, no me rozan ni la entretela más externa de mi negro corazón.
Hablando con el mismo señor al que me he referido, porque estábamos en el hospital donde trabajo, le dije yo: si aquí [en el hospital] montamos una visita guiada explicando qué es lo que hay detrás de cada puerta y qué significado tienen algunas rectificaciones de la obra original, o qué pasó aquí y allá y las razones, también podríamos atraer muchos turistas y hasta peregrinos y aventureros. Solo la máquina dispensadora de batas blancas ya sería un punto caliente o el producto estrella. Pero no nos dejarían. 

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1204011401835

Post registrado en SafeCreative *1210112491255

9.10.12

206 huesos

"Querido amigo, la labor
que realizo puede que sea menos importante que la de un médico, pero 
ambas actividades están sujetas a una misma deontología profesional, la cual 
me impide revelar
a terceros cualquier dato de índole privado 
sin autorización expresa de mi cliente" 
(Oligofrenio Tremebúndez, escena del detective  Florentino Marlowe Llorens 
recibiendo a Lucas Quílez, Psicoquílez

or una ucronía de la que sería la última o de las últimas sorprendidas, veo en el blog del Crítico Constante una imagen de Antonio López, precisamente hoy que les tenía preparada esta lámina tan bonita. Del mismo cirujano y artista, el escocés Bell,  tenemos un cuadro muy famoso, el "Opistótonos" de 1809, que muestra la hiperextensión y espasticidad de un enfermo con una infección tetánica adquirida en La Coruña, por heridas en las guerras napoleónicas o de la Independencia. Ya sé que a muchas personas no les parecerá nunca bonito un cuerpo espasmódico, pero los médicos y el personal sanitario en general necesitan para su aprendizaje de estas ilustraciones, que llegan allí donde el lenguaje solo dejaría una estela de términos a cual más largo.
El cuadro hiperrealista de Antonio López muestra un enfermo hospitalizado tal cual. Bueno, sondado. Hace años que vengo denunciando a mi manera, es decir aquí y poco más, que hay una especie de estilo predominante en las webs de los hospitales, en los que suelen aparecer un niño con un futbolista, una anciana sonriente en su camita y todo aquello. Yo no sé si esto nos viene de los Estados Unidos, como las fiestas pijama, el  Halloween y los actos de graduación, aunque esas imágenes intrahospitalarias tienen el objetivo de conmover los reacios bolsillos de patrocinadores y de formar parte de las campañas no menos edulcoradas de fundaciones y demás. La Sanidad es costosa porque está imbricada sobre un arsenal tecnológico en clara carrera hacia lo impalpable y unos expertos cada vez más especializados.
Por una vez voy a ceder a la tentación de explicarme y diré que sí, que convengo en que una visita de un futbolista famoso a un niño forofo, al niño le ilusiona enormemente y le consuela y hasta le puede llegar a resultar terapéutica. Pero como ya dejé caer con el post sobre "Pulseras rojas" estoy un poco harta del cáncer y de los litros de almíbar que segrega su captación de recursos, de pena y de conmiseración, de chantaje emocional. No es que esté harta de la enfermedad en sí, que parece que todos padecemos, padecimos o padeceremos, a no ser que tengamos un accidente de tráfico o un ataque al corazón. Gente que se muera "mientras dormía" , como Santiago Carrillo, es la de menos. Pero también habrá que recordar que no hace tanto un tumor podía ser horrible y que hasta que no se instauró la morfina y la analgesia como algo normal y pautado, tuvieron que pasarse unos tormentos tan espantosos como inútiles. De manera que, para abreviar, porque solo dispongo de quince minutitos, simplemente diré que yo trato a todo el mundo como si estuviera enfermo, aunque no lo esté. Y, punto dos, que de los dibujos que más me atraen en la ilustración médica, siempre son los del esqueleto. De ahí la elección de esta lámina, aunque también hay algunas muy bellas de otro cirujano inglés, William Cheselden (1688 –1752). El detalle de Bell de incluir el cráneo de un recién nacido me recuerda a cuando los ilustradores botánicos se desviven en dibujar las plantas en sus frutos, en sus flores y en sus cambios durante las estaciones, aunque ya sabemos que solo se producen a la vez en su demostración botánica artística o científica. Parece que el recién nacido tiene más huesos que el adulto (206), pero esa no es la materia del post.
El tiempo se me acaba y no puedo omitir la consideración nada obviable de lo socorrido que es criticar  la mórbidez.  Ni siquiera nosotros que nos queremos tanto y que estamos acostumbrados a la imaginería del martirio de Cristo  sabemos ver en todo ello solo el fruto de un gusto y de una época sino que bajo tanta llaga apreciamos también el primor de una talla bien ejecutada que trasmite la pasión.  Recuerdo cuando en enero de 2009  en Santa Maria della Vittoria (bien cerca del Quirinal) vi una enfrente de la otra, a cada lado del tétrico transepto, la Santa Teresa de Bernini en éxtasis y una urna con el cuerpo incorrupto sórdidamente cubierto de cera de Santa Vittora, vergine e martire, que había sufrido el martirio durante las persecuciones de Diocleciano. Allí estuve yo un día frío, entre Santa Teresa y Santa Vittora, entre el éxtasis y el martirio.
Pero estamos apurados y la prisa nos lleva como en un álbum a otra imagen, también de nuestro acervo religioso, pero un tanto gentil, la Marta de Velázquez, de quien ya tratamos aquí para señalar entre otras cosas que: "Lo bonito del cuadro de Velázquez es el contraste entre la escena de Jesús con su hermana María [la hermana de Marta], que incluso parece un cuadro dentro del cuadro, y la de Marta en la cocina."
Esta superposición de escenas de Marta de Betania se dan en el mismo tiempo, coexisten, no como en las ilustraciones botánicas, donde se amontonan diferentes estados de la flora para tener una noción más completa de cada especie. Y yo voy pensando que en los hospitales públicos va a pasar algo parecido a los maravillosos cuadros de Velázquez, que vamos a asistir a realidades superpuestas. Aunque -perdonen si me apresuro pero el tiempo me empuja-  la gente habla más que nada de la tasa del euro sobre las recetas, esa es solo la parte más visible del iceberg. Y lo es porque implicó a los farmacéuticos, que han ido asumiendo una parte de la administración de los medicamentos por esa propiedad transitiva que les ha impuesto unilateralmente el gobierno autonómico.  Pero no se habla tanto de otra realidad superpuesta, la de que no tenemos noción tan clara de cómo anda la lista de espera quirúrgica cuando sí la tenemos de la prima de riesgo, o eso de que les hagan llevar los pijamas a la gente (cuando se supone que la lencería pública garantizaba la higiene, sobre todo, por un decir, la de los lesionados medulares), etcétera. No se habla de que en los hospitales de crónicos se ha empezado a facturar o no- según las rentas- la medicación y los gastos que podríamos llamar de hostelería. Tampoco se habla de que en los hospitales de agudos pronto será visible el hecho de que a los enfermos o a sus familiares les ofrezcan determinadas mejoras a cambio de satisfacer un importe. Sería algo así como "si quiere toalla limpia, eso se paga", "si le operamos con esta prótesis que vale tanto en vez de con esta otra que vale tanto, tendría que cubrir la diferencia", cuestiones las dos que ejemplifican ya el día a día normal de cualquier ingreso en un hospital privado.  
Todas esas cuestiones monetarias puras y duras no me preocupan ni la mitad de la mitad de lo que me preocupa el hecho de que las especialidades médicas con mayor capacidad para obtener financiación (p.e. la Oncología) se enriquecerán  y magnificarán, mientras que las que no la tengan se depauperizarán, desequilibrio que nada tiene que ver con la ciencia médica exenta de todos los condicionamientos de las modas y la industria farmacéutica.

Essays of the Anatomy of Expression in Painting (Charles Bell, 1806)

Post registrado en SafeCreative *1210092484902