29.5.13

Cerdos, reses o cabras

James DEAN on the farm of his uncle Marcus WINSLOW,
 posing with a pig asking himself "do I belong to the animals,
 to the pigs, the cattle, or the goats?"

ace poco hicieron una especie de encuesta en un periódico de tirada nacional cuyos encuestados eran escritores, consagrados si mal no recuerdo. Y les preguntaban por la mejor novela del siglo (del siglo XXI), cosa que no es que esté mal pero parece un poco aventurada o precipitada habida cuenta de que al fin y al cabo estamos en sus albores. Por aclamación salió como más votada La fiesta del chivo. Como esa novela la empecé y se me caía de las manos (figuradamente) cada dos o tres párrafos, preferí dejarla de lado. Mi sentir es que Mario Vargas Llosa (Varguitas le llamó su tía Julia) es un buen escritor pero está claro que lo que exhuda su prosa, con algún detallito no diremos que misógino pero parecido, apenas imperceptible para todo el mundo pero no para mí, me lo hace un poco desapacible. La segunda novela más aclamada también la he tenido en aquellas mismas manos y en ella no encontré lo que me gusta de la literatura, cuestión que he ido postergando indefinidamente desde hace ya demasiados posts.
Siempre habrá quien me reconvenga y me diga que para cada cual la literatura es una cosa diferente. Sí claro, y el jamón. Pero el jamón es el jamón dígalo Agamenón o su porquero. A veces eso que yo llamo "literario" es algo que aparece fugazmente, otras se mantiene en toda una obra, cosa que la hace admirable y la convierte con el tiempo en un clásico. O sin el tiempo. 
En lo que hoy quisiera detenerme no es pues en una especie de clarificación de qué es para mí un texto escrito u oral literario, aunque tal vez algún día lo haga. Un punto de partida sería por ejemplo el impacto que me causaron los Milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo, libro que leí cuando ya estaba algo hastiada de muchas lecturas obligadas que había hecho y total para nada. Solo puedo comparar ese día con el día que empecé a leer las Metamorfosis de Ovidio o la Odisea. En lo que voy a reparar hoy es en algo que siempre me ha intrigado o asombrado, la ligereza con la que -al menos en nuestro país- se habla desconsideradamente y en dos plumazos de las obras de algunos autores. No importa qué autores sean, no importa qué obras son, lo que importa es el desparpajo, la soltura con la que los "maestros ciruela" ("El maestro Ciruela, que no sabe leer y pone escuela") pronuncian desde el fondo de sus sofás o las sillitas de aluminio de las terrazas de los bares sus  juicios a diestro y siniestro sobre lo que en otros es oficio, profesión, ocupación, destino, lo que sea.
¿Habrá que decir que mi desagrado no proviene de haber recibido alguna crítica adversa? Ni siquiera he entrado en consideración, así que ya me dirán. Aunque sería injusta si no recordará las atenciones que para mí han tenido alguna vez algunos escritores. La cuestión es que abundan y proliferan los enterados, los que habiendo aprendido a hacer malamente la o con un canuto (en algunos casos de cuño universitario) se agarran a un teclado y emiten su parecer sobre cualquier tema, a cualquier hora y siempre sin poder contrarrestar la concisión sin concesión de sus juicios con un trabajo y unos resultados que los respalden. Aunque son conocidas algunas trifulcas y porfías entre escritores, pienso que lo que más abunda es, ni que sea a efectos prácticos, por el respeto recíproco. Y en general si yo les quisiera dejar aquí algún consejillo, éste sería que no se fíen de quien no habla bien de los que son de su propio ramo. Mala señal. También se puede uno callar y así seguro que no se equivoca. 

James Dean en Fairmount, Indiana, EEUU (Dennis Stock, 1955) © Magnum

Post registrado en SafeCreative *1305295178526

24.5.13

Post 994

"Malicorne es una población y comuna francesa, situada en la región
 de Auvernia, departamento de Allier, en
 el distrito de Montluçon y cantón de Commentry".

Wikipédie sitúa no solo Malicorne en el arrondisement de Allier sino que sitúa el cantón de Commentry (palabra aguda como lo son todas las palabras francesas) en la"Communauté de communes de Commentry - Néris-les-Bains". Total, Malicorne tenía el año 2009 839 habitantes, pero la mera toponimia, ni siquiera la Geografía, es algo que es muy evocador, sea de territorios que conocemos algo, sea de territorios que no conocemos o que ni siquiera ha conocido alguien. Al menos a mí con la toponimia me ocurre algo parecido a lo que comentaba Jean-Paul Sartre en Les mots, con solo mirar los lomos de una enciclopedia que había en su casa familiar, donde aparecían las primeras sílabas o iniciales de la primera y últimas palabras por toda indicación del contenido de cada volumen. Esas meras cotas, que creo que reciben el nombre de topográficas, tenían el poder de fascinar por si solas al escritor, no menos de lo que a mí me cautivó e interesó el letrerillo de una de las rosas que ha participado en el 13è Concurs Internacional de Roses Noves de Barcelona. No diré que más que la rosa propiamente dicha, pero mucho.
En el caso de la imagen de hoy, en vez de indicársenos en el letrero el obtentor de la rosa, se nos indica el vivero de proveniencia, las pépinières Delbard, algo que debe resultar diáfano para los aficionados a las rosas, pero no para quien como yo es simplemente una admiradora.
Malicorne contó entre sus ilustres con "Georges Delbard, pépiniériste, créateur de la société Delbard", a lo que habría que añadir que un "pépiniériste" es quien se hace cargo de un vivero. Y la Société Delbard lo fue principalmente de rosas, y lo es, aunque después de haber pasado por una serie de avatares ya no se puede decir que sea propiedad de sus descendientes. El nombre Delbard debe de mantener su cierto prestigio. Lo que se podrá decir es que en Malicorne hay más rosas que malicorneses casi en fractal proporción de la densidad de tontos por botellines en este mundo. Pero dejemos en paz a los tontos y a los botellines y volvamos a las rosas y en concreto a la de nuestra imagen de hoy. ¿Será fácil trasplantar una rosa?
Me recuerda a aquellos helados de fresa y vainilla de las largas tardes de estío sin monotonía de lluvia tras los cristales. Se ve que a estas rosas de dos colores les llaman rosas "matizadas", exactamente igual que a los geranios y claveles. Curiosamente más adentro en la Diagonal, el Palau Reial tiene como principal motivo floral una hilera de geranios en macetas equidistantes. El Palau Reial es una antigua masía que Eusebi Güell reformó y que adquirió con la reforma un aire entre indiano y neoclásico con una fachada con esgrafiados. Güell cedió la casa a la Corona cuando lo hicieron Conde y fue residencia de la Familia Real entre 1919 y 1931. Ahora lo es el Palacete Albéniz, en Montjuïc. Yo diría que la última vez que se usó el Palacete Albéniz fue cuando la despedida de soltera de la Infanta Cristina, pero no puedo asegurarlo.
La estatua de la reina Isabel II mostrando a Alfonso XII desde lejos parece una variente de la Virgen con el Niño y la fila de geranios que subraya desde la escalera de acceso la fachada añade una nota vibrante de escarlata. El geranio resulta una flor robusta, sencilla, doméstica, pero muy apta para soportar el sol a plomo. Unas siemprevivas también hubieran sido resistentes pero no hubieran aportado tanto color ni mucho menos. 
Las flores, como es natural, viven ajenas a nuestras clasificaciones, denominaciones de origen y valoraciones, aunque seguro que las sufren. Para mí la ¿indiferencia? de la naturaleza me resulta un alivio en medio de las fragas emocionales en las que hay que bregar. Hasta la conducta del perro más simple me puede resultar en un momento dado excesivamente compleja y determinada, agobiarme. De hecho, si se trata de decir la verdad, a veces las flores me dan un poco de pena porque pienso en aquella frase de Tagore: "La tierra es ultrajada y ofrece sus flores".



Mero post registrado en SafeCreative *1305245150701

20.5.13

Olor de multitudes

"J'aurais dû ne pas l'écouter, me confia-t-il un jour, il ne faut
 jamais écouter les fleurs. Il faut les regarder et les respirer. 
La mienne embaumait
 ma planète, mais je ne savais pas m'en réjouir. 
Cette histoire de griffes, qui m'avait tellement agacé,
 eût dû m'attendrir..." (*)
Antoine de Saint-Exupéry, Le pétit prince



l lío que hay entre *loor de multitudes y olor de multitudes, que es la forma admitida como correcta, me hace vacilar a la hora de encajar el título, pero ahí queda eso. Ayer en el Parc Cervantes había miles de rosas, aunque yo diría que no es la mañana la parte del día óptima para realzar su olor. En abril empezaban a haber algunas, aunque -como dije- los letreros parecían esperarlas como a invitadas a un banquete. Ayer había ciento por una, miles, una infinidad. Y las rosas aromáticas, que están justo a la entrada del parque, yo diría que estaban en su esplendor. También entre las que se muestran con ocasión del 13è Concurs Internacional de Roses Noves había un ejemplar que se ha destacado por su aroma.
Hace veinte años estuve, como siempre que vuelvo a Galicia, en Santiago. En aquella ocasión visité el Monasterio de los Padres Franciscanos, en el centro histórico de la ciudad. Ahora es un hotel de cuatro estrellas, cuando yo fui quedaban en la casa 4 hermanos. Mi intención era ver la Biblioteca, pero el hermano o padre que me recibió -que recuerdo que era un latinista que daba clases en la Universidad- no me mostró la Biblioteca y a cambio me mostró el jardín. El recelo de las órdenes monásticas por preservar sus fondos bibliográficos y archivísticos de la mirada y de las manos ajenos no era ya por aquel entonces para mí ninguna novedad. Así que acepté el cambio resignadamente y como gesto de que se me quería ofrecer una alternativa inmejorable para todos. El jardín rodeaba gran parte del perímetro del Monasterio, que no es pequeño y que no hará falta decir que tenía agua propia. Un alto y grueso muro de piedra guarecía miles o tal vez millones de rosas todas rojas y rosadas allí amparadas. Me sentí un poco como Scrat, la ardilla de "Ice Age" (2002), cuando cree estar en el cielo, todo lleno de bellotas. Era un día de julio y Santiago puede ser muy caluroso, pero allí las rosas estaban como huríes. Compostela tiene un microclima y allí dentro había otro microclima.

El olfato pienso que de los cinco o seis sentidos que tenemos o que nos tienen, es el menos educado pero no el menos poderoso. Desde el 5 de mayo hasta el 5 de  junio se celebra en el Palais de Tokyo en París una exposición sobre Chanel número 5. La encabeza una frase de Marcele Haedrich, "Coco Chanel", la inspiradora del célebre perfume de 1920, que reproduzco tal cual está en mayúsculas: “I BELIEVE IN THE FOURTH DIMENSION, AND IN A FIFTH […]. THIS STEMS FROM THE NEED TO BE REASSURED, TO BELIEVE THAT ONE NEVER LOSES EVERYTHING AND THAT THERE IS SOMETHING HAPPENING ON THE OTHER SIDE.” De hecho a Coco Chanel le recordaba a su amor fallecido en un accidente.
Mucho se ha hablado del Chanel n. 5, que si Catalina de Rusia que si Igor Stravinsky, que si los aldehídos. Pero pienso que cada cual hace con este perfume su propio perfume, no solo porque el olor se lleva en la piel que, como dijo Paul Valéry y los homeópatas, es lo más profundo, sino porque atrae partes de la atención que luego no sé adonde regresan. Es desconcertante ver como se fraguan el sándalo, la vainilla, el jazmín y la rosa. No conozco bien el aroma del ylang-ylang (Cananga odorata), otro de sus componentes, con esos pétalos rizados como los de las madreselvas. Por lo tanto no lo distingo. Hay días que percibo bien el jazmín, otros el sándalo, y a lo mejor lo que predomina es esa planta cuyo nombre es tagalo. Y  desconozco si su olor es condensado y cálido, o si es como el de la rosa, que huele a sombras, lianas intactas, al corazón de un laberinto oculto y demás sinestesias referentes a una pequeña corriente de aire como la que desplega el sépalo de una flor y que ni consiguiría menear una brizna de paja seca, que parece como un silencio entre notas pero que gravita. Es inútil buscar el olor secreto de las rosas en las pepitas de las manzanas, cuyos árboles son también rosáceas, como si pudiéramos atrapar la esencia concentrada en las semillas. No.

Curiosamente, o no, eso que se suele decir de que el sentido del olor queda saturado cuando ha olido varias cosas, esa afirmación falla ante algunos olores. Me estoy acordando de una fosa séptica que teníamos en el Hospital de Bellvitge, que cuando se desbarataba no había quien pudiera soportarla por rato que pasara. También pienso en el Chanel n. 5, al menos para quien lo lleva puesto. Y pienso en la mañana de ayer, cuando estuve oliendo muchas rosas sin menoscabo de mis escasas propiedades olfactivas. Por eso, no por otra cosa, claro, estuve en olor de multitudes.

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305205130019 - Clicar para aumentar

(*) "No debí haberla escuchado -me confió un día-; nunca hay que escuchar a las flores. Hay que mirarlas y aspirar su aroma. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no podía gozar con ello. La historia de las garras, que tanto me había fastidiado, debía haberme enternecido".

Post registrado en SafeCreative *1305205132273

La pérgola

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305205130019 - Clicar para aumentar

Comino negro

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305205129594 - Clicar para aumentar


16.5.13

Somos brevedad

Colchiques dans les prés
fleurissent fleurissent
Colchiques dans les prés
C’est la fin de l’été

"Colchiques dans les prés"
Mús.: Francine COCKENPOT.
Letra: Jacqueline Debatte

uando  yo tenía 9 años estaba asociada a un grupo de "escoltes" y conocí la canción que hoy recuerdo. En un cancionero que conservo, Uel·lé, la canción se titulaba "Tardoral", de "Autumne", y la había adaptado al catalán, como tantas otras canciones del mundo Joan Soler Amigó en colaboración con Ll. J. Clau. Puedo recordar muchas otras canciones de aquella época, pero ésta tenía esa dulzura y aquella ligera melancolía que tantas veces encontramos en nuestro país vecino y también en el olor de las rosas y en la lluvia compostelana. Amigó y Clau tuvieron que traducir "azafranes en los campos" como "helechos de los ríos" ("falgueres (a)prop del riu"), para que cuadrara. El resto de la canción está casi calcada. En mi cancionero pone "Mús. Fran. Cockenpot", y hoy descifré esa abreviatura, que corresponde a Francine Cockenpot, que nos dejó el año 2001. 
Sin embargo no importan ahora tantos los nombres como la canción, algo que ya aventuré anteayer en otro post sobre música. El poder evocador de la música es extraordinario. Impremeditadamente puede devolvernos en un instante montañas de recuerdos que parecían perdidos y olvidados. Como nos ha ocurrido estos días atrás con una amiga de la infancia reencontrada en estos inventos de las redes sociales, con quien hemos mantenido un diálogo casi basado en las letras de aquellas piezas. Ya observé yo un día escuchando una cantata de Bach que afuera los pájaros reproducían perfectamente los compases, pero ahora, aunque con un cierto desfase en el tiempo veo claramente como se ha hecho realidad una canción muy conocida del tradicionario escocés que cantábamos al final de cada excursión, una canción que ahora les ponen a muchos difuntos para su funeral porque así lo dispusieron, Auld Lang Syne (en escocés, "Por los viejos tiempos"). De manera que parece haberse hecho realidad aquello de "no és un adéu per sempre sols ens n'anem per uns instants i el cercle refarem i al fi potser serà més gran" (no es un adiós para siempre solo nos vamos por un instante y el círculo reharemos y al fin tal vez será más grande). Los años han pasado como si nada, a pesar de que algunos días y algunos minutos se hicieron largos, duros, difíciles. Y de la forma más inexplicable, reencontrar a las personas con las que compartimos muchos ratos revive todo un mundo.
Nuestra sociedad de alguna manera ha... ¿maltratado? el pasado y lo viejo. De hecho incluso he observado que en general las personas que tienen lo que se llama inquietudes están la mayor parte de las veces solo interesadas en informarse, y cuando se informan lo hacen sobre los hechos inmediatos que en el vértigo de la actualidad apenas tienen una vigencia de un par de días. La obsolescencia programada, la vorágine de versiones y actualizaciones, la tiranía electrónica, invalida todo cuanto se queda atrás a favor del llamado Progreso. Hay personas en mi bloque que van por la tercera cocina y no sé cuantos sofás. Por la misma razón por la que la ricacha de la Primitiva se preocupa por el diamante de Fifí y los niños maleducados usan para cepillarse los dientes por la noche tanta agua como la que les resolvería la semana a una familia de Burkina Faso.
Si no me equivoco, gran parte de la Psicología se empeña en hacer olvidar a cada cual lo que ha pasado para poder seguir adelante, como si lo sano y conveniente fuera mirar siempre hacia adelante. Cualquiera sabe que "nuestras vidas son los ríos que van a parar a la mar que es el morir", pero también que cuando nos equivocamos de camino a veces hay que volver lo andado y empezar otra vez. Y que estamos llenos de lo que fuimos y de que "arde lo que será" (*). Incluso, yendo más allá, digo yo: ¿no podríamos hacer como de niños o como hacen los futbolistas, correr de espaldas?



(*) "Au feu de ce qui fut brûle ce qui sera" (Louis Aragon)

____________
Post registrado en SafeCreative *1305165114432

14.5.13

Negras, blancas y azules


Deixa cantar de novo o trovador
À merencória luz da lua
Toda canção do meu amor
Quero ver a “Sá Dona” caminhando
Pelos salões arrastando
O seu vestido rendado
Brasil! Brasil!
Prá mim... prá mim...
Aquarela do Brasil (versión de 1939 de Ary Barroso)

 más de dos años de la muerte de Augusto Algueró, cuando me quejé de que no hubiera en internet un buen homenaje a su obra, pienso que la cosa sigue más o menos igual. Que una canción como "Te quiero, te quiero" la pudiera cantar además un hombre como Nino Bravo, en su tristemente corta carrera, es como una bendición en todo su esplendor. "Estando contigo" la defendió en Eurovisión el año que nací yo Conchita Bautista. La presentaron como "Je suis avec toi", que así dicho parece otra, parece que pierda toda su chispa, y es que el francés es muy romanticón y todo lo suaviza. Aquel año y los siguientes, nadie lo diría, se composieron muchas canciones de un rotundo optimismo, alegres por demás, si es que la alegría puede sobrar alguna vez. De hecho creo que se llegó a la cima del mayor clímax con "Mediterráneo" (1971), del disco que produjo Juan Carlos Calderón y cantó Juan Manuel Serrat. La enlazo en italiano, por Gino Paoli. No ha recibido Calderón tampoco el homenaje debido. Aunque si pensamos que tanto Algueró como Calderón están presentes en la memoria sentimental, en el hilo musical de las recepciones y vestíbulos de los hoteles y los balnearios, para inspirar confianza y contento, podemos creer que todavía es mejor.
Se suele decir, y yo creo que es verdad, que los mejores poetas son aquellos que  ascienden de la fama al anonimato, que "las gentes" -como diría Julio Iglesias Sr.- lo adoptan como propio. Es como si en el camino de la gloria se perdiera el nombre y quedara totalmente ensamblada la obra personal al alma de una generación o un pueblo. A veces se hace el camino inverso, que algo que no es de un poeta se le atribuye a él, y tenemos en Facebook buenos y numerosos ejemplos de la gran cantidad de frases que "firman" Jorge Luis Borges o Gabriel García Márquez y que en realidad nunca fueron escritas ni pronunciadas por ellos.
Alguna vez he usado un aplicativo que se llama Midomi para identificar una canción a través de la melodía. Ay la melodía. Debo de cantar o tararear más que mal o el programa no es muy bueno ya que nunca he conseguido obtener lo que buscaba ni nada que se le parezca. Cuando busco una canción me obstino tanto o más que un surfista cuando busca una ola. El día que descubrí que la mayor parte de las canciones que no había podido identificar eran de Herb Alpert ("Spanish flea" por ejemplo), Burt Bacharach ("Bond Street", "Casino Royale", "Close to you", "I say a little prayer", "I've never fall in love again"), también supe que había valido la pena esperar. La música del episodio de James Bond en Japón ("You only live twice" cantada por Nancy Sinatra), es del mismo compositor que "Bailando con lobos" "Memorias de África" y "Proposición indecente"), John Barry, pero para mí es la mejor.  La música del cine me llevó a conocer Max Steiner, Nino Rota, Ennio Morricone, Nicola Piovani, Anton Karas, Maurice Jarre, de entre los cuales no me cansaría nunca de oír la BSO de "Amarcord". La película "Brazil" (Terry Gilliam, 1985), que es como el quinto evangelio si lo hubiera, le tomó a Ary Barroso su "Aquarela do Brasil" (1939), para acabarnos de matar. La factoría Disney incluyó esta maravilla, que es el himno oficioso brasileño, en "Saludos amigos" (Norman Ferguson, 1942). Sencillamente, una maravilla.
Pienso en todas las canciones que me han acompañado a lo largo y ancho de mi vida, de tantos estilos y naciones, pero me acuerdo de una canción que solo oí unas cinco veces. La descubrí un sábado en un programa de Radio 3. La presentaron como una precursora del blues blanca y guitarrista, que ya es raro. Como entonces supe el nombre, la busqué en Youtube y la encontré. Después la he vuelto a buscar y sea porque no recuerdo el nombre, sea por lo mal que indiza Youtube, sea porque el vídeo ya no está, no la he vuelto a encontrar. Les parecerá de lo más normal una cantante de blues, pero en los años 20 -que es cuando creo recordar que cantó la que yo busco- no había tantas mujeres como Bonnie Raitt, blancas pero que cantaran como negras. Blancas y azules.

"Saludos amigos" (1942)

Post registrado en SafeCreative *1305145102794

13.5.13

La semántica (parda)

sí como hay una gramática parda no sé de una semántica parda. Pero empiezo a poder hablar de una semántica marrón. Desde mi siempre escasa formación como filóloga siempre noté que se tiende a considerar el léxico como la principal y la única ocupación de la Lingüística, cuando solo es una pequeña parte y encima no es la más interesante. Al menos para mí. Tienen menos prestigio la fonética y la fonología, que tal vez son o pueden constituir verdaderamente la principal barrera cuando adquirimos una idioma que no es el nuestro, el materno. Y tiene el máximo prestigio la semántica, algo que erróneamente lleva a muchas personas a esgrimir un diccionario como el de la Real Academia o el del Institut d'Estudis Catalans como si fueran un Código Civil que rige el significado de las palabras con la misma rectitud e intransigencia con la que la Reina de Corazones establecía en Alicia en el País de las Maravillas qué querían decir sus palabras. La lengua es su fonética, su fonología, la morfología, el léxico, la sintáxis, la semántica y la pragmática. No es solamente el léxico.
Les prometo por la gloria de mi canario que hasta el día de hoy nadie había usado el DRAE conmigo o en su defensa o contra mí. Pero hoy fue el día. Y mis manos y yo misma no vacilamos ni una décima de segundo a enviar al individuo en cuestión a tomar viento fresco, no sin antes insultarlo en el mejor castellano o español de que una dispone. "Estúpido machista asubnormalado" creo que le he contestado. No recuerdo bien. Contra todo lo que se pudiera adivinar me he quedado a cuerpo de rey, más ancha que larga. Muchos años de vivir bajo el imperio de la corrección y la consideración a los demás me han servido para contrastar la posibilidad de que cuando se encuentra una ante un caso difícil de memo inveterado hay que sacar la espada y si conviene segarle de un solo golpe toda la tontería. Está claro que no recomiendo que nadie siga mi ejemplo, ni en esto ni en nada, pero tampoco que nadie se arredre ante una situación clara de hostilidad ambivalente y porfiada. No tengo la menor duda de que el memo amamonado en cuestión otro día se lo pensará dos veces. 
Otra cuestión semántica que ocupa la opinión pública (o no tan pública) estos días es la denominación que ha establecido el Gobierno de Aragón sobre la Ley de lenguas y su reforma, en particular el LAPAO (Lengua Aragonesa de la Parte Oriental de Aragón), que es la variante del catalán (o no) que se habla en la Franja. Me figuro que los de la Franja se sentirán un poco o un mucho como los bercianos, que no se consideran ni gallegos ni leoneses. O podría reconstruir la frase y decir: "se sentirán un poco o un mucho como los bercianos que no se consideran ni gallegos ni leoneses", que además me sirve como ejemplo de que la semántica no se limita al léxico sino que puede hipostasiarse en una humilde coma, que cerca y especifica su significación. La primera frase con coma sería explicativa y la segunda sin coma especificativa. 
Me acordé estos días del LAPAO de una propuesta un tanto jocosa de Salvador Espriu, que sugirió en Les roques i el mar, el blau que aquella lengua que conocemos como "catalán" bien se podría denominar "Rosalba Cavà", nombre como de corista, esto es la lengua que se habla en el Rosellón, L'Alguer, las Islas Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana. Se olvidó (o no) del catalán aragonés y del catalán del Valle de Arán, desde el que se ha acusado al catalán oriental muchas veces de "centralista". En este sentido, y no me vale la pena comprobar si fue antes o después, el Profesor Agustín García Calvo, propuso para el español oficial contemporáneo el término espofcont. De manera que mentes tan preclaras como las que tuvieron ocasión de lucir nuestro más valorado poeta en catalán y nuestro catedrático de griego más famoso ya se dieron cuenta de que no siempre la denominación de una lengua coincide con su territorio de asentamiento ni  con el registro real. Pasará poco más o menos lo mismo con el italiano, el francés y el alemán; lo digo sin comprobarlo apenas.
No me informé bien ni mucho menos, pero pienso que la medida del Gobierno de Aragón tiene que ver con la actitud que hay que oponer a afirmaciones como las que frecuentemente hay que oír de que el Pirineo aragonés es catalán o el río Ebro es un río catalán. Hemos pasado por épocas en que no ya Colón sino incluso Cervantes eran catalanes, a pesar de que esa hipótesis (por denominarla con el más benigna de los apelativos) es insostenible a la vista de sus obras, en un registro del castellano que raramente podía dominar quien no lo fuera y que de ser impostado lo sería desatinadamente y ociosamente. 
Me gustará ver a qué solución se llega, aunque me temo que -como en la imagen de hoy- se arribe a un desenlace como el de la fotografía que tomé en Pedralbes. Por no sacrificar enteramente el hermoso pino que había en el terreno (o por las dificultades para erradicarlo), cuando edificaron lo integraron en la construcción y para remate lo convirtieron en una coffee table. Como les digo, cada vez me interesa más la Fonética. Y también cada vez me interesa menos la Semántica. Sobre todo la parda. O marrón.

 Estarcido de Marina Maas. Mera fotografía registrada en SafeCreative * 1305135101028

En Pedralbes. Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305135100960

Post registrado en SafeCreative *1305135101158

En Pedralbes

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305135100960 - Clicar para aumentar

"Política de mierda"

Mera fotografía registrada en SafeCreative * 1305135101028 - Clicar para aumentar

Vista y gusto

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305125093685 - Clicar para aumentar

12.5.13

Convulvulus arvensis

Mera fotografía registrada en SafeCreative 1305125093678- Clicar para aumentar

Transbordador

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305125093692 - Clicar para aumentar

Contrapunto

"En twitter escribimos la historia, en facebook la comentan"
Visto en Twitter en los últimos días de actividad de mi cuenta

"El objetivo de la vida artística y espiritual era
 excavar hasta encontrar aquel enterrado amanecer de asombro;
de esa forma, un hombre sentado en una silla podía de repente
ser consciente de que estaba vivo y ser feliz"
G. K. Chesterton, Autobiografía

reo recordar que la única vez que me he subido en una silla de ruedas fue en una que se había comprado Lluís Remolí, de última generación. A Lluís Remolí lo veíamos en la TV hace unos años, en  el encuadre de busto parlante, pero ya hacía tiempo que había padecido un accidente que lo había dejado parapléjico. Yo compartí alguna clase de yoga y de voz con Lluís, que si no me equivoco está dedicado ahora a la rehabilitación de enfermos medulares. Su silla no era como la de la foto, que es una silla muy sencilla. Cuando capturé la imagen pensé que tal vez la silla era inservible por algún desperfecto que yo no conocía, o que la habían dejado en la basura porque ya había dejado de ser útil. Pero una silla de ruedas siempre puede necesitarse. Si no es para nuestro uso, es muy posible que se la pudiéramos prestar a alguien que la necesitase temporalmente e incluso cederla por entero. No hará falta decir que no todo el mundo se puede permitir comprar una silla de ruedas, aunque sea de las más sencillas y no una todoterreno y superligera sillita como la de Lluís, sobre la que se podía hasta bailar.
La vanidad y la insensatez que nos embarga es tan desaforada que lo mismo puede tener frutos como el de la imagen que frases como la de la cabecera, de uno de los más insignes tontos que encontré en Twitter, donde abunda la jactancia y el cinismo, al lado de cuentas de rara lucidez, gracia y un humor prístino. Con los insignes tontos una nunca sabe si es que son tontos o si simplemente nos creen tontos a los demás o si, dándole la vuelta, se creen muy listos. El caso es que producen tuits perfectamente o fractalmente troquelados como un coprolito (fósil excrementicio) que guardo en mi casa de una tortuga de Magadascar, donde es fácil adivinar la huella del sigma intestinal durante el pellizco peristáltico último. Mi coprolito de tortuga malgache, a juzgar por su tamaño, no pertenecería a un ejemplar muy grande y he de pensar que es un buen ejemplo del subproducto de la digestión de un quelonio. La digestión de los insignes memos entronizados de Twitter es tan insubstancial como incesante. He observado algunos tuitstars cuya producción se podría considerar regurgigante más que diarreica, y eso por no hablar de los fenómenos de la bilis negra y espuma rábica que también los hay por allí. Que los más asiduos pergeñen y administren ininterrumpidamente todo tipo de juicios sobre acontecimientos, personas, personajes y personalidades de todo calado, con una seguridad tan llamativa como ridícula y pretenciosa, me pasma. Saben qué piensa exactamente Pere Navarro -por dar algún nombre cualquiera- con la misma precisión con la que  un sexador de pollos identifica el género. Inútil pararles los pies, dirán entonces que todo es broma. Y ya se sabe que quien no acata una broma es poco menos que un degenerado irrehabilitable. 
La cháchara constante y vertiginosa del invento admite la broma chusca, el pedo intempestivo, las sentencias de pelma ebrio o del gurú medíatico, los análisis cuadrados en alejandrinos al estilo del gremio del taxi con derecho al pataleo y a atacar al cliente con una emisión de un partido de fútbol radiofónica. Todo ello lo único que nos indica no es la zafiedad y engarrulamiento de quienes se creen que están escribiendo la historia, sino la puerta de salida. Quiero hacer constar, por si no lo habían notado, que Twitter no me gusta nada, en ese sentido al menos.
No nos debe extrañar si dentro de poco tiempo, insisto, hay una patología no ya de adicción a esa red social sino de personas pasadas de rosca incapaces ya de dejar de comunicarse si no es en tuits dípticos.
*
Ayer tuve que pasar un poco más de 12 horas en las Urgencias del hospital donde para más Henry trabajo. Me acordé de la mujer que sobrevivió, después de estar 17 días entre escombros, el colapso de un taller textil en Bangladesh, encasquillada entre vigas. Su imposibilidad de moverse y no poder hacer otra cosa que esperar y esperar, con algunos momentos de extrema conciencia y otros de inconsciencia también desorbitada solo comparable a la de los peces cuando boquean mientras se les escapa la vida. Siempre, se dice, hay quien está peor que uno. El anciano con un cólico nefrítico llegó peor que nosotros. Hasta los escasos médicos que han dejado para atender los casos agudos de su especialidad estaban medio mal, por no haber comido o no haber cenado, por no tener recursos suficientes o sufrir la descoordinación y la irritación del público. Como el insigne tuitero y el intestino de la tortuga producen formas de manga pastelera rigurosamente iguales no entre sí por supuesto, la vida continuamente nos amolda, nos agita y nos tritura con lo que pasa a nuestro alrededor.  Y seguramente mientras Reshma Begum estaba encallada entre los escombros de su fábrica y yo lo estaba en los de mi hospital, estaban también ocurriendo otros horrores que ni siquiera podemos ni queremos imaginar. Y otros se lo estaban pasando chachi piruli. Lo que parece ser es que nadie puede vivir por nosotros y que allá donde estamos somos cada cual uno mismo. Cosa que no habría que olvidar, lo de no dejar de ser una misma digo y la de no dejar de ser uno mismo. Punto y aparte.
**
Verán que escribo Lluís con acento en la i, como establece la norma ortográfica del Rosalba Cavà (catalán que comparten el Rosellón, L'Alguer, las Islas Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana en el apelativo que le concedió hace muchos años Salvador Espriu). Olvidó el LAPAO. Pero en español, por mucho que se obstinen algunas personas que llevan ese nombre, es "Luis". He visto hasta periodistas o lo que sea, por ejemplo José Luis Alvite en Twitter (otra vez), que se añaden un acento que hace unos años aplicaba el corrector de Word, pero que es horróneo. Y punto.





Mero post registrado en SafeCreative *1305125093944

Imágenes superpuestas

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305125093661 - Clicar para aumentar

Piragüistas

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305125093654 - Clicar para aumentar

11.5.13

Grifo, rana y oca

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305115090168 - Clicar para aumentar

La ficción supera a la realidad ni que sea en número.

9.5.13

A mucha honra (o no)


eleí ayer un cuento de Nathaniel Hawthorne, El joven Goodman Brown (1835). Y tal vez aún lo he de releer porque observé que en todo el relato se apelaba mucho a las sensaciones auditivas. También porque he sabido que el tema, en torno a las brujas de Salem, no le era ajeno a Hawthorne, ya que su abuelo había participado en el juicio del caso. Se llamaba Hathorne y Hawthorne se hizo poner una w en el apellido y escribió el cuento para purgar la historia, que debió de ser sonada cuando hasta una obra de teatro y una película se hizo. Al parecer lo que hubo fue un consumo de cornezuelo del centeno, algo que luego se consiguió sintetizar en los laboratorios como LSD, pero con consecuencias más bien deletéreas y totalmente imprevisibles. La narración no repara en esas cuestiones sino que se centra en crear una atmósfera tenebrosa y de desengaño ya que los participantes de una misa negra son puritanos durante el día y adoradores de Satanás por la noche. No se puede uno fiar de nadie. Si acaso lo de alucinar es algo en lo que Goodman Brown repara o en lo que se ampara por explicarse la posibilidad de haberlo soñado todo y dejarlo en mera pesadilla. Llamarse Goodman Brown (Buenhombre Marrón) nos dice mucho.
No tengo datos ni las ganas de buscarlos para saber porque Hawthorne se puso la w ni porque en vez de ponerse una letra no se quitó una letra o se la cambió. Tal vez ese particular está previsto por ley así. Con muchos jueces en esa familia acabarán por llamarse Haiwgthournoughtlyblue. En España el apellido más común es García y para quien no lo crea está la página del Instituto Nacional de Estadística, donde lo podrá verificar. En Barcelona hay 136.617  personas con García como primer apellido y 139.376 de segundo apellido. Hay personas que son García por los dos costados. Y sin embargo no sé si es tan fácil verificar cuantos casos hay de personas que deciden por ejemplo transformarse el apellido y formar un compuesto (p.e. García-Valladares) o anteponer el segundo apellido al primero, si es que se considera que es menos común. Es decir, que hay gente que en mi caso, como si el apellido Domínguez no fuera tan bonito o más que Schwarzenegger, adoptan el nombre de la madre: Senra Domínguez. No digo que yo no me cambiase el nombre si me representara un serio problema de convicencia o bromas continuas. Tal vez sí, pero cambiar "Domínguez" por "Senra" me parecería una estupidez y formar un primer apellido Domínguez-Senra me parecería pretencioso y ridículo. En mi ámbito profesional muchos médicos han adoptado esa fórmula pero lo hicieron para publicar porque de otra manera en las revistas internacionales les convertían el primer apellido (que ellos consideran materno) en una inicial.

Fotografía de Zoe Strauss "Woman with red hair" (Madrid, 2009)

Post registrado en SafeCreative *1305095080975

Photinia

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305095079405 - Clicar para aumentar

7.5.13

Post 986: Leones y gorriones

No bars are set too close, no mesh too fine
To keep me from the eagle and the lion
Whom keepers feed that I may freely dine.
This goes to show that if you have the wit
To be small, common, cute, and live on shit,
Though the cage fret kings, you may make free with it.
Howard Nemerov, "The sparrow in the zoo" (*)


ara quien esté interesado en el asunto de los felinos y antílopes de Aqualeon de Albinyana (Tarragona) le remito a un enlace de internet donde se explica lo difícil que ha sido colocar los tigres, leones y demás en otros lugares de España, que es donde en primer lugar se ha intentado darles un lugar de acogida a las bestias. En los años 90 los animales habían pasado por orden judicial a la Generalitat, que se pudo ir desprendiendo de algunos ejemplares hasta llegar a los que aún allí vivían, que suponían un gasto de unos 250.000 euros al año en alimentación y otros cuidados. La web del parque no refleja nada de todo ello ni mucho menos, e indica que en invierno se pueden hacer visitas de grupo pero que el parque acuático no se abrirá hasta el 15 de junio.
Hasta donde llegan mis conocimientos de zoología yo diría que ni las águilas ni los leones están interesados en los gorriones. Los leones que vi en Albinyana cuando el asunto se llamaba Rioleón Safari y fui con el colegio, en los años 70, estaban notablemente drogados y para darse cuenta de ello no había que ser Jane Goodall ni Félix Rodríguez de la Fuente ni nadie, que es lo que éramos nosotros y seguimos siendo algunos. Luego, aunque pasé buena parte de B.U.P. en el Zoo porque me gustaba estar con los paquidermos, siempre he sentido una aversión justificada por los establecimientos zoológicos, aversión que se me agravó o mezcló con las lipotimias de mis 16-18 años. Un quelónido de 400 o 500 quilos no huele bien. No huelen bien ni los de media libra, van a oler bien los añosos...
Aunque la mitología nos ha dejado textos miríficos antiguos y modernos sobre las metamorfosis (pienso en Ovidio y en Kafka), obras como las de Aristófanes y Maeterlinck, y hay muy bonitas y ejemplarizantes fábulas sobre zorras, liebres y perdices, en general todo esfuerzo por equiparar nuestra conducta y la de los animales no deja de ser desgraciado. Por lo que respecta a nuestros compañeros de viaje soy exactamente de la misma manera de pensar que el poeta W. H. Auden: “Si bien es cierto que no podéis engendrar / un genio como Mozart, / también lo es que no // infestais la tierra / con tontos genialoides como Hegel / o con listillos repugnantes como Hobbes” (W.H. Auden, “Discurso a los animales”, Gracias, niebla).  
Me cuidé siempre mucho de tildar a nadie de cerdo porque fuera sucio, o de rata, perro, burro, mosca, víbora y demás por alguna condición que se suele asociar a estos animalitos.  Pero no veo otra manera de referirme a los parásitos si no es como parásitos. Últimamente me pregunto qué habrá sido de aquellos subvencionados que han perdido con la crisis una parte de sus ingresos o incluso sus ingresos sin más. Mi pregunta no es tanto por su supervivencia material como por saber si mantienen sus simpatías políticas, si se han exacerbado aún más, si esperan acaparar posiciones cuando la economía se haya recuperado o -en el caso de mi comunidad autónoma- si se forma un Estado catalán. Contemplo esa posibilidad de soberanía como muy remota. En primer lugar porque en mi opinión quienes han instigado el independentismo de los últimos meses lo que persiguen no es más que un pacto fiscal. En segundo lugar porque es inviable, no ya a la vista de la respuesta de la Unión Europea o de España, sino incluso por una materia que siempre me ha puesto los pelos como escarpias como es la libre circulación de maleantes y terroristas ante el vacío de tratados de extradición y un marco de seguridad. El pacto nuclear con China que propuso Jordi Molins en TV3 o la infantería del Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya pertrechada con su nivel C de catalán normativo, no inspiran mucha tranquilidad, qué quieren que les diga. A los indecisos, líquidos,  bizcochables, tontos varios y demás habrá que decirles, en los términos de Nemerov, que no es lo mismo la jaula del león en Albinyana bajo la tutela de la Generalitat de Cataluña por orden judicial, que la jaula del león en Santillana. Santillana del Mar (Cantabria). Un zoo de titularidad privada. Hasta un gorrión lo sabe.
*
Coda
Conocí por primera vez a Nemerov no por el gorrión en el zoo sino a través de un ensayo sobre relatos. Transcribo la cita a través de ese texto: "Los relatos no son más que trucos de salón [...] unos aparatitos para inducir a producir reconocimientos y cambios de opinión [...] Que tanta de nuestra experiencia, o el estereotipo que se hace pasar por ella, sea tratado por medio del relato es quizá un síntoma, que se puede percibir en otras partes del dominio público, de un cinismo desagradable con respecto al carácter humano." Lo que no sé si llegó a saber Nemerov es que el cinismo con el tiempo iba a confundirse con la ironía de tal manera que casi ya son indistinguibles. La ironía sería un león que se hace pasar por gorrión y el cinismo un gorrión que se hace pasar por león.

Bufago y búfalo (fotografía de Gianni Borghesan)
_________________________________________________________________
(*) No hay barrotes tan estrechos, ni una malla tan fina | que me mantenga alejado del águila y del león | que los guardianes alimentan para que yo pueda comer libremente. | Esto demuestra que si tienes el ingenio | de ser pequeño, ordinario, vivaz y de vivir sobre la mierda, | aunque la jaula inquiete a los reyes | se puede sacar provecho de ello (Howard Nemerov, "El gorrión en el zoo").

Post registrado en SafeCreative *1305075069082

Sombra china

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305075068986 - Clicar para aumentar

5.5.13

Rosa "Le Vésuve"

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305055061075 - Clicar para aumentar

Torres más bajas

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305055060214 - Clicar para aumentar

El cabo de año

l día 19 hará un año que una corneja mató a mi canario flauta, Trinidad. En la segunda fotografía se le ve a la semana antes, con 14 años y 3 meses. En la primera con apenas 3 meses. Por algún mecanismo interno de la memoria que desconozco me suelo acordar muy bien de aquello que gustaba a mis difuntos. Mi madrina ante un flan con nata hacía un revoltillo y se lo zampaba en un santiamén. Una costumbre curiosa, donde otros hacen lo imposible para llegar al mismo resultado sin apenas arruinar el moldeado. Como a mí le gustaban mucho las anchoas. Nuestro Trini era granívoro, como es natural, y tuvo una buena temporada que de su mezcla de semillas apenas comía otra cosa que aquellas bolitas negras tan pequeñas. Hay otras de color que no son naturales sino compuestos vitamínicos, pero las bolitas negras creo que eran semillas de colza, ricas en hidratos de carbono y grasas. En pura teoría lo único que hacían era engordarlo, como el cañamón. Alpiste no comía más que a temporadas. La fruta la hacía fermentar, especialmente la manzana. Dejaba la jaula perdida de salpicaduras de manzana que había preparado en la boca y luego cuando se había macerado un poco la buscaba y la comía. Le venía a ser como un chupito de licor. Con razón a veces se le veía en un estado algo letárgico.  Pienso que si el alcohol no era malo para Trini tampoco lo es para nosotros. Uno no puede estar todo el día obedeciendo las modas médicas. ¿Se acuerdan de cuando las sardinas eran malísimas para la salud? Si hasta demonizaron el aceite de oliva, que ahora resulta que es buenísimo... Pero está claro que el alcohol en demasía y como remedio para los nervios es el empezose del acabose.
Como Trini pasó sus últimos años al cuidado de mi madre, también comía melindros, cosa que lo dejó -como también es natural- ciego, por no decir diabético perdido, pero las madres toleran mal que alguien ponga en duda sus métodos, de manera que Trini con los años fue perdiendo la vista y mi madre, cada vez que yo se lo hacía notar, ella le pasaba un tenedor por los barrotes de la jaula. El animalito se incomodaba y corría alterado por las perchas, cosa que le permitía aseverar a mi madre lo espabilado que estaba para estar diabético. Una vez se puso malo creemos que por la lechuga. Estuvo tres días sin comer ni beber, que eso es una barbaridad para un ser que comía de continuo. Ahí empezó a acceder a que se le tocara, supongo que porque no tenía fuerzas para resistirse. Me lo ponía en la palma de la mano y se quedaba aplastado y exánime, como una tortilla francesa. De repente inopinadamente se recuperó y no le volvimos a dar lechuga nunca más. Al principio de su vida se quedaba muy disgustado cuando lo cogía para cortarle con mucho cuidado el final de las uñas, el tejido muerto. Disgustado e indignado. Luego se dejó mansamente.
Podría explicar muchas anécdotas de Trini (cuando se escapó de la jaula, cuando convivió con Gracia y con Maricarmen), historias en las que siempre saldría realzado el carácter de mi canario, que lo tenía.

Clicar sobre la imagen para aumentar

Trini Domínguez-Domínguez

Post registrado en SafeCreative *1305055059867

4.5.13

Con los cuatro sentidos

a violetera" es un canción que siempre me gustó mucho. Y cuando digo "mucho" es poco. La primera versión la cantó Raquel Meller (*), cantante de cuplé que murió en Barcelona cuando yo tenía algo más de un año. Hay una versión cantada por Carlos Gardel cuya letra por su interés reproduzco también al pie (**). La melodía de "La violetera" es el hilo conductor de "Luces de ciudad" (Charles Chaplin, 1931) pero su autor, José Padilla, no apareció ni en los créditos, cuestión que motivó un pleito que ganó. Estuve dando tumbos por internet por ver cual es el año de composición de "La violetera" (¿1915?) y he conseguido llegar a saber que la compuso después de haber estado en Buenos Aires. He de suponer que quien inició un pleito contra Charles Chaplin es que estaba más que seguro de su autoría, por lo que no doy más vueltas y doy por seguro que es de Padilla y punto. Siempre es un tema al que se puede regresar.
Hasta hace poco se podía ver "Luces de ciudad" en Youtube, pero ya no, al menos en España. No hay que confundir "Luces de ciudad" (City lights) con "Candilejas" (Limelight) (Charles Chaplin, 1952), su última película, con una B.S.O. también bellísima y muy versionada. En "Luces de ciudad" la vendedora de flores (Virginia Cherrill) es invidente, en "Candilejas" la protagonista se cree que está paralítica. La genialidad de Chaplin estaba en que en las escenas más melodramáticas aparece el humor, y así la escena que está atravesada por la música de "La violetera" de Padilla, nos da una simpática sorpresa cuando estábamos más compungidos y la florista no ve a Chaplin y le echa de sopetón (2:22) el agua aclarada de las flores para cambiarla por otra limpia. Porque no lo puede ver.
No quisiera en eso del melodrama parecerme a Lauren Postigo, que cuando entrevistó en el Corral de la Pacheca a la Niña de la Puebla (Dolores Jiménez Alcántara) le preguntaba delante de esas gafas negras que llevaba, negras como mi corazón, "¿Pero tú eres siega?", "¿Toa la vía has sío siega?", "Nunca has visto ná...", y así un buen rato. En realidad perdió la vista a los 3 días de edad, según la Wikipedia "por un colirio mal puesto" así que ahora entiendo la cara que puso cuando Lauren Postigo le preguntó "¿Nunca viste la cara de tu madre?". Hombre, pues verla sí que la vio, claro, pero de aquella manera. El programa de Postigo se llamaba "Cantares".
Trabajó conmigo 3 años un celador, Francisco Fernández Cruz, de Morón de la Frontera (Sevilla). Hablaba poco y trabajaba bien aunque le faltaba la mano derecha por un accidente en un laboratorio farmacéutico. Pues me contó que en su bautizo había cantado la Niña. Si les digo que Francisco ponía una llave en una de aquellas arandelas imposibles en un santiamén, con eso ya les digo todo. Bendito sea Dios, y que allí donde están estén todos bien.
Hace unos días salió en la TV un luthier español que ha requerido los servicios de Stevie Wonder, también ciego, para que le ayude a diseñar una guitarra para invidentes, con un mástil con marcas. Yo me quedé de pasta de boniato puesto que según y como ver hasta resulta un impedimento para tocar bien la guitarra. Vaya, ¡cada tontería!


"Luces de la ciudad" (Charles Chaplin y Virginia Cherrill, 1931)

Coche "Campanilleros" que la Ford le regaló a la Niña de la Puebla (Archivo Ragel) c. 1930
________

(*)
Como aves precursoras
de primavera
En Madrid aparecen
las violeteras,
Que pregonado
parecen golondrinas
Que van piando
Que van piando...

Llévelo usted señorito,
que no vale
Mas que un real
Llévelo usted señorito,
Cémpreme usted este ramito
Pa' lucirlo en el ojal.

Son sus ojos alegres,
su faz trigueña,
lo que se dice un tipo
de madrileña.
Neta y castiza,
que si entorna los ojos
Te cauteriza,
Te cauteriza...

Llévelo usted señorito
Que no vale más que un real
Llévelo usted señorito
Cómpremelo señorito
Pa' lucirlo en el ojal

La Violetera
Cuplé. 1915
Música del Maestro José Padilla y letra de Eduardo Montesinos


(**)
La linda violetera
sus flores va ofreciendo...
Las bromas respondiendo
con gracia espiritual.
Y al serio y al alegre,
y al rico y al pobrete
le deja un ramillete
prendido en el ojal.
Las mesas del "Concierto",
ruidosas de alegría,
con bella mercancía
se acerca a perfumar
y en este reino loco
del vino y de la risa
serena se desliza
diciendo así al pasar:

¡Caballeros! Son mis flores
mascotitas de fortuna
y han de verlo en sus amores
si se quedan con alguna
de las que yo les ofrezco aquí...
¡Caballeros! Mis violetas
han brotado en los jardines
donde vagan los poetas
y adorables querubines
las cortaron para mí.

La linda violetera,
mezclada a la alegría,
disfraza su agonía
con lírico pregón...
Un día dio su alma
fragante cual sus flores
y fueron sus amores
pagados con traición.
Le queda del romance
la más preciosa herencia
la luz de su existencia:
Su nene... ¡Que es su Dios!
Por él y por sus dulces
ensueños que se han muerto,
de pronto en el "Concierto"
pregona así su voz:

¡Caballeros! Conmovido
desparramo el canastillo
y por ella yo les pido
que den vuelta los bolsillos
todos los que tengan corazón.
¡Caballeros! ¿Hay alguno
que no compre ni un ramito
al saber que cada uno
dará pan para un nenito
y a una madre protección?

La violetera de Carlos Gardel
Tango 1926
Música: Anselmo Aieta
Letra: Francisco García Jiménez

Post registrado en SafeCreative *1305045056333

Palau de Justícia | Palacio de Justicia

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1305045055961 - Clicar para aumentar